Nuevas voces piden una regulación para las agencias de rating

Europa carga contra Moody's, Standard & Poor's y Fitch

La decisión de Moody's de rebajar la calificación de España y Grecia ha desatado las iras en el seno de la UE. Atenas, Madrid y Bruselas han protestado por el excesivo poder de las agencias de calificación y avisan que la única salida es lograr entorno más y mejor regulado para las calificaciones.

Exterior del Banco de España.
Exterior del Banco de España.

Atenas, Madrid, Bruselas han sido escenario en las últimas horas de airadas críticas contra el excesivo poder que ostentan las agencias de calificación de riesgos (Moody's, Standard & Poor's y Fitch), unas empresas privadas cuyas opiniones tienen un peso determinante en la evolución de los mercados de deuda y de renta variable.

La primera de todas fue la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, quien mostró su "discrepancia" con la Moody's, después de anunciar ayer su decisión de rebajar el rating de España desde Aa1 hasta Aa2 con perspectiva negativa por el coste de los planes del Gobierno para sanear el sistema bancario. Salgado aseguró que estas "dudas" se hubieran resuelto "simplemente esperando" a durante la tarde de ayer el Banco de España confirmase las cantidades que necesitaban las entidades financieras.

El Gobierno griego elevó más la voz que el español. Su ministro de Finanzas, George Papaconstantinou, remitió esta semana una carta conjunta al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, el comisario de Asuntos Monetarios de la Comisión Europea, Olli Rehn, el comisario de Mercado Interior, Michel Barnier y el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

MOODY'S CORPORATION 215,38 0,61%

Papaconstantinou calificó de "incomprensible" la decisión de Moody's. "No han tenido en cuenta la importante rebaja del déficit que hemos conseguido en el último año". Grecia redujo su déficit público seis puntos porcentuales en 2010, hasta alcanzar una tasa del 9,4% sobre su PIB. Lejos aun del 3% marcado como objetivo de la consolidación fiscal en la zona euro para 2013

La CE parece estar dispuesta a ponerse manos a la obra para controlar a las agencias. "Los últimos días han puesto de relieve una vez más lo importante que es un entorno más y mejor regulado para las calificaciones", han dicho Barnier y Rehn en un comunicado conjunto. "Podemos garantizar que las reformas serán fundamentales y afrontarán los numerosos problemas que sabemos que existen", han resaltado. Los objetivos de la Comisión en esta reforma son aumentar la diversidad en un sector que considera muy concentrado, reducir la excesiva dependencia en los 'ratings', mejorar el proceso de calificación de la deuda pública y acabar con los conflictos de interés.

Los líderes europeos se reunirán el 24 y el 25 de marzo en Bruselas para intentar acordar un nuevo paquete de medidas para la contener la crisis de la deuda soberana en la zona euro, que ya ha llevado a Portugal y a Grecia a solicitar el rescate financiero internacional.

Hasta principios de la década las agencias se habían concentrado en emitir opiniones sobre la deuda de empresas y de los Estados. A partir de 2001, el alza de la vivienda y la proliferación de uinstrumentos financieros de todo tipo su negocio fueron lassubprimesy todo tipo de títulos con relacionados con la actividad hipotecaria. Las agencias, en todo caso, han estado bajo el escrutinio público después de que hayan sido incapaces de prever distintas crisis financieras, como la crisdis asiática de 1997 o la debacle de Lehman Brothers y del sistema financiero internacional en 2008.