Declaraciones de Kathrin Muehlbronner, analista senior de Moody's en Londres

"El problema de España no se limita a las cajas"

El problema de las cajas no es el único al que se enfrenta España. La consolidación fiscal y el bajo ritmo de crecimiento han provocado asimismo el recorte de los ratings. Esta es la opinión de Kathrin Muehlbronner, analista senior de Moody's en Londres y responsable del informe que explica el recorte de la deuda española.

"Hay que tener en cuenta que las cajas no son el único tema importante hoy en España; La situación fiscal y el crecimiento económico también son clave", ha explicado este analista de Moody's, que recortó hoy el rating español desde Aa1 hasta Aa2, con perspectiva negativa.

Según Muehlbronner, la deuda española ha tenido "un crecimiento muy rápido": la cifra se duplicará en apenas cinco años, entre 2007 y 2012. Además, Moody's cree "poco probable" que la deuda se estabilice antes de mediados de la década. "Combinando esta evolución fiscal con un débil crecimiento económico, me parece más difícil que el cuadro de previsiones cambie", apunta. Actualmente, la economía de España tiene una velocidad más baja que otros países", añade.

Por un lado, el débil ritmo de la actividad reduce la recaudación de impuestos y disminuye el dinero disponible por el Gobierno. Por otro lado, la crisis también aumenta el gasto público, como por ejemplo los fondos destinados a prestaciones por desempleo, salud y educación. Resultado: las cifras del Gobierno empeoran y, para cerrar el círculo, el Tesoro Público necesitará emitir más deuda.

Además, España tiene otra cuestión a resolver: las cajas. Para Moody's, "existe un riesgo significativo de que el coste final de la recapitalización podría superar considerablemente las proyecciones actuales del gobierno". La agencia estima que el valor de las inyecciones puede ascender a entre 40.000 y 50.000 millones de euros. En una situación de estrés, la cifra podría llegar hasta a los 120.000 millones de euros, seis veces el valor calculado por el Gobierno de España. En este caso, el coste sería financiado por el Tesoro.

"Vamos a continuar observando los números sobre la economía española. Si hay un cambio significativo, podemos cambiar la nota, pero no hay un plazo específico para esta revisión", ha explicado la vicepresidenta de Moody's sobre la perspectiva negativa del rating español.