El grupo vuelve a los beneficios gracias al impulso de Airbus

EADS lanza la producción del A-400M mientras espera nuevos contratos

EADS deja atrás los problemas con el A-400M y lanza su producción industrial. El año que viene tendrá ya los primeros aviones de serie y en 2015 fabricará ya 2,5 unidades al mes. El grupo, que volvió a los beneficios en 2010, confía en lograr nuevos clientes para el avión militar a partir del verano.

El consejero delegado de EADS, Louis Gallois
El consejero delegado de EADS, Louis Gallois

El consorcio aeroespacial EADS mira al futuro en 2011 de una manera muy distinta a como lo hacía hace sólo un año. El grupo europeo consiguió dejar atrás las pérdidas y volvió a los beneficios en 2010, con un resultado de 553 millones de euros y una facturación récord de 45.752 millones, un 7% más que en 2009. El mejor signo de este cambio de tendencia es que el grupo volverá a repartir dividendos, de 0,22 euros por acción. ¿Cuáles han sido las razones de esta mejoría? Básicamente dos: la recuperación de la aviación comercial y el impulso a la cartera de pedidos de Airbus; y el punto final, casi definitivo, al culebrón del A-400M, el avión de transporte militar que ha supuesto un lastre para las cuentas de EADS en los últimos años.

Así, Airbus logró 574 nuevos pedidos en 2010 y entregó alrededor de 510 aviones, aumentando un 7% sus ingresos. La previsión para este año es que las entregas ronden las 520-530 unidades y que el número de nuevos contratos supere estas cifras. Los principales motores de la demanda serán las aerolíneas de la zona Asia-Pacífico.

En todo caso, lo más significativo es la evolución positiva del A-400M. En 2010, el grupo ha vuelto a contabilizar el programa de la forma habitual, con lo que ha podido apuntarse 1.043 millones de ingresos en sus cuentas y reducir ligeramente las provisiones por las pérdidas asociadas, hasta 2.344 millones de euros.

AIRBUS GROUP 88,74 -0,99%

Es más, el consejero delegado de EADS, Louis Gallois, anunció ayer el inicio de la fase de producción industrial del avión, con el objetivo de poder fabricar 2,5 unidades al mes a finales de 2015. En 2012 ya se producirán los primeros cuatro aparatos en serie. Esta nueva etapa supondrá un cambio en la dirección del programa que, a partir de abril, pasará a manos del francés Cédric Gautier, actual presidente de EADS Sogerma, que sustituirá a Rafael Tentor. El español pasará controlar el resto de aviones que fabrica la división militar de Airbus.

El grupo espera firmar en los próximos días el nuevo contrato del A-400M, pendiente de que los países clientes (como España) acuerden la fórmula que inyectará 1.500 millones al programa, mediante préstamos que recuperarán con un sistema de royalties sobre los aviones que el grupo logre exportar. Fuentes de EADS se mostraron convencidas de que pueden lograr nuevos clientes para la exportación a partir de este verano. Entre los candidatos más probables, países del área asiática como Tailandia o Singapur.

En su comparecencia, Gallois también se refirió al reciente concurso para renovar la flota de aviones cisterna de EE UU, contrato que se llevó su rival Boeing. El directivo justificó la decisión de no recurrir la licitación por la limpieza que entiende que ha tenido el proceso en esta ocasión. No obstante, dejó caer que la oferta con la que Boeing ha ganado tiene unos precios por debajo de lo razonable para tener cierta rentabilidad. "Para nosotros era una oportunidad de negocio, no una cuestión de vida o muerte", apostilló.

Gallois añadió que, gracias a su participación en el concurso, EADS ha logrado mejorar "de forma dramática" su reputación en el país, lo que sienta las bases para seguir creciendo en el mercado estadounidense. Una de las vías podría ser mediante la compra de una empresa del sector de la seguridad y la defensa. Los directivos del grupo confirmaron que siguen explorando oportunidades de compra pero no precisaron si será en EE UU o en otra zona del globo. Margen para adquisiciones hay: el grupo cerró 2010 con una posición de tesorería neta de 11.918 millones de euros.

El centro de UAV en España, pendiente del Talarion

El futuro del centro de excelencia de aviones no tripulados (UAV) de EADS en España sigue en el aire. Fuentes del grupo apuntaron ayer que todavía no hay una decisión tomada al respecto (el Gobierno es partidario de que se instale en el centro del INTA en Huelva) y dieron a entender que su construcción está unida, a corto plazo, al Talarion, el principal proyecto de la compañía en este campo.

El futuro de este programa está pendiente de las negociaciones entre EADS y los países impulsores (España, Alemania y Francia) para lograr financiación. El grupo busca una aportación de 1.500 millones para lanzar la fase inicial del avión. Sus esfuerzos ahora se centran en persuadir al Gobierno francés de que no opte por un avión alternativo, después de que el Ejecutivo galo se haya mostrado partidario de comprar el Predator estadounidense para sus necesidades inmediatas y de aliarse con el Reino Unido para lanzar otro UAV a medio plazo.