COLUMNA

El iPad 2, sin gancho para la empresa

Apple ya ha demostrado lo bueno que es en el mercado corporativo. Su consejero delegado, Steve Jobs, de baja médica indefinida y ausente en la junta anual de accionistas de la semana pasada, reapareció el miércoles para presentar una versión más rápida, más delgada y ligera del iPad. Mostró las últimas funciones para profesores, adolescentes y adictos a la tecnología. Sorprendentemente, faltó algo especial para atraer a los clientes empresariales. Probablemente, Apple estima que van a interesarse de todos modos.

Durante más de 25 años, los equipos de Apple han sido populares entre diseñadores, educadores y un cierto grupo de consumidores a la moda. Sin embargo, las compras masivas de PC en las empresas hicieron de Windows el estándar dominante y casi mataron a Apple en la década de 1990. Pero la adopción increíblemente rápida de sus gadget ha invertido la ecuación. La compañía vendió 16,2 millones de iPhone y 7,3 millones de iPad solo en el último trimestre, convirtiendo a Apple en la segunda mayor empresa de EE UU por valor de mercado, con 325 millones de dólares.

El nuevo dispositivo tiene aplicaciones para mezclar música con facilidad, un cable para conectar el iPad a un televisor y un nuevo software de edición de vídeo. O como Steve Jobs ha señalado: "Es la tecnología casada con las artes liberales". Pero nada sobre mejoras de seguridad ni hojas de cálculo. Quizás Jobs haya pensado que simplemente no importan. Más del 80% de las mayores empresas de EE UU están probando o usando ya las tabletas, según Apple. Y recurrir a las masas de consumidores con el iPad 2 solo ayudará a acelerar la tendencia.

Robert Cyran