Tampoco hubo ventas de oro

El beneficio del BCE bajó el 39,8% en 2010 por la caída de los ingresos por intereses

El Banco Central Europeo (BCE) tuvo en 2010 un beneficio neto de 1.334 millones de euros (1.867 millones de dólares), lo que supone un 39,8% menos que en 2009 debido a menores ingresos netos por intereses.

El BCE informó hoy en un comunicado de que la disminución de los ingresos netos por intereses se produjo como consecuencia de la bajada de los tipos de interés aplicables a las operaciones principales de financiación de la zona del euro y a las reservas de divisas denominadas en dólares.

Además, en 2010 no se efectuaron ventas de oro, dijo la entidad monetaria europea.

Con efectos de 31 de diciembre de 2010, el BCE transfirió 1.163 millones de euros a la provisión frente a riesgos, incrementando su valor hasta su techo máximo actual de 5.184 millones de euros.

En consecuencia, el beneficio neto declarado del BCE para 2010 alcanzó los 171 millones de euros, que se distribuirán íntegramente a los bancos centrales nacionales de la zona del euro.

La finalidad de la provisión frente a riesgos es cubrir los riesgos de tipo de cambio, tipo de interés, crédito y precio del oro.

El tamaño y la necesidad de mantener esta provisión se revisan con periodicidad anual.

Los ingresos ordinarios del BCE proceden principalmente del rendimiento de sus activos exteriores de reserva y de su cartera de recursos propios, de los ingresos por intereses obtenidos de su participación del 8 % en el total de billetes en euros en circulación, así como de los ingresos netos por intereses derivados por la compra de bonos garantizados (cédulas hipotecarias y territoriales), que comenzó en julio de 2009, y por la compra de deuda pública, que comenzó en mayo de 2010.

Los ingresos netos por intereses ascendieron a 1.422 millones de euros en 2010, frente a los 1.547 millones de euros obtenidos en 2009.

Este monto incluye 654 millones de euros de los intereses procedentes de la participación del BCE en los billetes en euros en circulación (frente a los 787 millones de euros correspondientes a 2009), 140 millones de euros (frente a los 18 millones de euros de 2009) obtenidos de los bonos garantizados, y 438 millones de euros por la compra de deuda pública.