Curso 2011 de la Escuela de Periodismo de El País

Cebrián insta al periodista a adaptarse al "nuevo ecosistema informativo"

El directivo de PRISA reivindica las cualidades del periodismo tradicional

"La pregunta no es cuál será el papel de los medios o su nuevo modelo de negocio, sino si van a existir medios en el sentido clásico de la palabra". Este fue el planteamiento que expuso ayer Juan Luis Cebrián, consejero delegado del Grupo PRISA, durante el acto de apertura del curso 2011 de la Escuela de Periodismo de El País.

Cebrián destacó que el periodista se dirige a un lector "volátil y diferente según el terminal que utilice en cada momento". Un nuevo "ecosistema informativo planetario" por el que se mueven ya cerca de 2.000 millones de personas en el mundo con acceso a internet. Caracterizado en un primer momento por los nuevos teléfonos móviles con conexión a internet o smartphones. A los que se ha unido ahora la tableta digital, liderada indiscutiblemente por el iPad de Apple. "Un elemento poderoso que indica el camino probable por el que han de discurrir los acontecimientos", afirmó.

"¿Va a sobrevivir el periodismo en un mundo en el que cada cual es capaz de comunicar sus experiencias por sí mismo, dirigirse al orbe entero, y escucharlo también, sin necesidad de mediación alguna?" inquirió retóricamente. La velocidad, la instantaneidad, la interacción y hasta la coincidencia entre emisor y receptor "en la sociedad interconectada" han dado a luz a nuevos fenómenos en la comunicación: El periodismo ciudadano o wikiperiodismo, término que sirvió de título a la conferencia.

Ante la tendencia a la desaparición de los mediadores (periodistas profesionales), Cebrián alertó de "la facilidad con que el wikiperiodismo puede deslizarse hacia el wikipopulismo en el manejo de la información". Y reivindicó la importancia de las cualidades del periodismo tradicional: "explicación de las noticias y la organización de los debates, su confirmación y contextualización". Ejemplificado, según Cebrián, por el reciente fenómeno de Wikileaks.