El Gobierno aprueba el decreto que eleva las exigencias de solvencia

Las cajas que sean nacionalizadas tendrán dos años para revertir su situación

El Consejo de Ministros aprobó el viernes un decreto que aumenta las exigencias de solvencia para la banca española. Una de las novedades que se incorporan en la nueva normativa es que, en caso de que el Estado acabe entrando en el capital de una entidad, esta tendrá dos años para recomprar los títulos y revertir así la nacionalización parcial.

Las cajas que sean nacionalizadas tendrán dos años para revertir su situación
Las cajas que sean nacionalizadas tendrán dos años para revertir su situación

Día histórico para la banca española. El Gobierno aprobó el viernes el conocido como plan de reforzamiento del sector financiero, que prevé un fuerte aumento de los requerimientos de solvencia y, por primera vez en la industria bancaria nacional, contempla la posibilidad de que el Estado entre en el capital de una entidad financiera.

Bancos, cajas y cooperativas de crédito deberán cumplir, antes del 30 de septiembre, con los nuevos niveles de capital impuestos en el real decreto: del 10% para las entidades que dependan de los mercados mayoristas y parte de su capital esté en manos de terceros, y del 8% para el resto.

Una de las novedades que ofreció la vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, en la rueda de prensa que tuvo lugar tras la celebración del Consejo de Ministros es la posibilidad de revertir los procesos de entrada de capital público en una entidad. Según explicó, en el caso de que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) acabe entrando en el accionariado de una caja o un banco, la entidad tendrá un plazo de un año, ampliable a dos, para conseguir fondos y recomprar los fondos adquiridos por el FROB. En caso de que no lo consiguiese, este fondo estatal podrá mantenerse en el capital por un total de cinco años, transcurridos los cuales deberá vender su participación al mejor postor.

EL CALENDARIO

Las entidades financieras españolas dispondrán hasta el 10 de marzo para cumplir con los nuevos requerimientos de capital. Aquellas que no pasen el listón (previsiblemente, no más de cuatro), tendrán hasta el 1 de abril para comunicar al Banco de España la estrategia y calendario para cumplir los requisitos. El supervisor establecerá cuánto capital adicional deben lograr.

A lo largo de los meses de junio y julio, el Banco Central Europeo (BCE) publicará los nuevos test de estrés para el sector bancario de la eurozona. Si alguna de las entidades financieras españolas no superara las pruebas, podrían revisarse sus necesidades de capital.

El 30 de septiembre, las medidas de recapitalización deben estar ejecutadas. No obstante, el Banco de España podrá autorizar justificadamente un aplazamiento de tres meses, para completar la búsqueda de un inversor de referencia, y de hasta seis meses en caso de salidas a Bolsa, tal y como adelantó CincoDías.

EL NUEVO PAPEL DEL FROB

El real decreto, además de recoger las nuevas exigencias de capital y los plazos para su entrada en vigor, también contempla el nuevo papel que jugará el FROB en la reestructuración del sector. Hasta ahora, este Fondo ha actuado prestando dinero a las cajas para favorecer los procesos de fusión y la reducción de capacidad. Con las nuevas atribuciones recogidas en la normativa, que se publicará en el BOE el sábado o el lunes, el FROB podrá entrar en el accionariado de una entidad financiera.

El fondo actuará en dos supuestos. En un primer caso, podrá comprar acciones de una entidad que inicialmente contemple que no podrá conseguir capital en los mercados. Además, actuará cuando una caja haya intentado buscar esos fondos, pero no lo haya conseguido en el plazo previsto. En ambas situaciones se exigirá una recapitalización en la que, además de presentar un plan de negocio, la entidad deberá asumir ciertos compromisos relacionados con la reducción de sus costes, la mejora de su gobierno corporativo y el aumento de la financiación a pymes.

Por otra parte, la nueva normativa cambia la composición de la comisión rectora del FROB. De los ocho miembros actuales (cinco elegidos por el Banco de España y tres por el Fondo de Garantía de Depósitos), ahora contará con nueve, dos de los cuales escogerá Economía, cuatro el supervisor y tres del FGD.

LAS ENTIDADES MÁS AFECTADAS

Pocas entidades se pronunciaron el viernes sobre el anuncio del nuevo decreto, a la espera de contener su contenido definitivo con la publicación en el BOE. Sí lo hizo el grupo Caja 3 (Caja Inmaculada, Caja Círculo y Caja Badajazo) explicó que, con el 8,3% de ratio de capital principal, considera que ya cumple con las nuevas exigencias, ya que dependen en menos del 20% de la financiación de los mercados mayoristas. Novacaixagalicia ha transmitido a sus consejeros que la mejor alternativa es bancarizarse. Unnim y Catalunya Caixa ya han anunciado su intención de traspasar el negocio a un banco, y Caja Duero-Caja España espera superar el listón.

LA MORA, EN MÁXIMOS

La morosidad de la banca repuntó en diciembre 13 puntos básicos, hasta el 5,81%, y se coloca en el nivel más alto desde noviembre de 1995. Bancos y cajas cerraron 2010 en la misma cota, el 5,82%. Las cooperativas están en el 4,48 % y las financieras, en el 9,64%.

La CECA respalda la medida, pero la Xunta cree que acabará con las cajas

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, aseguró el viernes que cuentan con apoyos para aprobarlo, y que lo podrán tramitar como decreto, aunque no aclaró qué grupos políticos lo respaldarán.

Aunque no ha habido un reconocimiento oficial, el Ejecutivo confía en que PNV y Coalición Canaria voten a favor del decreto. Mientras tanto, CiU valoró positivamente la nueva norma, aunque apuntó que habría preferido que se optara por otro modelo. Por su parte, Partido Popular (PP) sigue mostrándose "escéptico" por su tardanza.

La Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) expresó en un comunicado su satisfacción con el resultado del real decreto y, pese a no conseguir que se recogieran todas sus demandas "comprende y comparte el interés de Gobierno por conseguir una mayor transparencia".

Las críticas más duras provinieron de la Xunta de Galicia. Tras la aprobación del decreto, la vicepresidenta aseguró que se "confirma" la intención del Gobierno central de "eliminar el concepto de cajas de ahorros tal y como se conoce en este momento".

Unnim sondea a su clientela para que compre el 35% de su nuevo banco

Como muchas otras cajas, Unnim ha iniciado los trámites para constituir un banco mediante el cual reforzar sus ratios de capital. El grupo catalán traspasará su negocio financiero a esta nueva entidad, donde inversores privados controlarían entre un 30% y un 35% del capital. A tal fin, ha contactado con sus clientes para que se conviertan en accionistas.

De esta participación, un tercio sería para inversores institucionales y el resto para particulares. La entidad cuenta con cerca de un millón de clientes y unos 3.000 empleados. El resto de los títulos serían propiedad de la caja, que sostendría su obra social con los dividendos que percibiera.

Los contactos los está liderando Jordi Mestre, director general adjunto de negocio. Este ejecutivo será a partir de abril máximo responsable de la entidad.

Si esta opción no prosperara, Unnim puede aliarse con algún banco existente. Pastor está dispuesto a asociarse con cajas, pero no ha mantenido contactos formales con la entidad catalana. El último recurso sería solicitar dinero al FROB, pero esto conllevaría fuertes condicionantes en la gestión.