Nuevos requerimientos de capital

Las cajas tendrán hasta seis meses de prórroga para salir a Bolsa

Las cajas de ahorros que no consigan alcanzar en septiembre el nuevo nivel de solvencia tendrán la posibilidad de pedir una prórroga de hasta seis meses, siempre que hayan optado por buscar capital privado, ya sea con inversores o saliendo a Bolsa.

El Gobierno español ha atendido una de las medidas más reclamadas por el sector de cajas de cara a la aprobación del nuevo decreto de solvencia, que tendrá lugar hoy, en el Consejo de Ministros.

De acuerdo con fuentes parlamentarias, Economía ha aceptado que pueda producirse una prórroga en el exigente calendario que se había perfilado para el cumplimiento de los nuevos requerimientos de capital.

Aunque el departamento que dirige Elena Salgado mantiene la fecha de septiembre para que el Banco de España analice si las entidades financieras han alcanzado las nuevas exigencias de capital principal (del 10% para las cajas tradicionales y del 8% para el resto de entidades), a última hora ha aceptado que se puedan producir prórrogas de hasta seis meses, aunque tan solo en el segundo de los casos.

Aquellas cajas de ahorros que ya tengan en marcha todos los trámites necesarios para captar capital en los mercados tendrán tres meses adicionales para buscar un inversor privado, y seis meses para salir a Bolsa.

De esta forma, las agrupaciones de cajas que ya han constituido un banco y han iniciado el procedimiento para cotizar (como es el caso de Banca Cívica o Catalunya Caixa) tendrán hasta el primer trimestre de 2012 para saltar al parqué.

El decreto que se aprueba hoy también contempla que el FROB tan solo entre en el accionariado de aquellas cajas que sean viables y que tengan problemas para alcanzar los nuevos requisitos.

Los consejeros que designe el FROB en los órganos de Gobierno de la entidad tendrán la capacidad de elevar un informe al Banco de España en el caso de que estén en contra de alguna de las decisiones adoptadas por la entidad. æpermil;ste podrá ordenar la salida del Fondo del capital, con lo que se aportará una importante capacidad de presión.

Tras la aprobación del decreto, la vicepresidenta económica se dirigirá a París, donde mañana se celebra un a cumbre del G-20. La nueva reforma para aportar solvencia al sector bancario español le permitirá mostrar al resto de países que España ha cumplido con las recomendaciones realizadas por el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB). Este organismo, mandatado por el G-20 para supervisar la reforma financiera, pidió el 7 de febrero que se facilitara el acceso de las cajas a los mercados.