Tiene cuatro meses para lograr un acuerdo con los acreedores

Nueva Rumasa solicita el preconcurso para Clesa

Clesa, empresa láctea propiedad de Nueva Rumasa, ha solicitado en los juzgados de lo Mercantil de Madrid acogerse al procedimiento de negociación de deuda de la Ley Concursal, que concede un plazo de tres meses ampliables a cuatro para alcanzar un acuerdo con los acreedores que le permita evitar declararse insolvente.

Sede de Clesa en Madrid
Sede de Clesa en Madrid

Según informaron a Europa Press fuentes jurídicas, la firma láctea ha presentado este mismo jueves una comunicación en el registro de los juzgados para acogerse al artículo 5.3 de la Ley Concursal. El expediente será derivado previsiblemente al Juzgado de lo Mercantil número 6. Según una portavoz de Nueva Rumasa, la empresa no va hacer declaraciones, aunque posiblemente emita un comunicado esta tarde.

La solicitud de preconcurso se produce un día después de que la Tesorería General de la Seguridad Social advirtiera de que ya ha dado muchas oportunidades a Nueva Rumasa para regularizar su situación y confirmara que ya se han ordenado embargos preventivos de bienes propiedad de sociedades de la familia Ruiz Mateos. La decisión de efectuar dichos embargos se ha producido después de que la empresa no estuviera al día en el pago de las cuotas y haya incumplido los aplazamientos que le fueron concedido

Además, el martes la sociedad inició un proceso de renegociación con el Royal Bank of Scotland, entidad con la que mantenía una deuda de 30 millones de euros, después de que esta entidad presentara una emanda por impago que incluía la solicitud de embargo preventivo de determinados bienes de Clesa. s.

Según fuentes del sector financiero, la deuda total del grupo Nueva Rumasa con el sector financiero rondaría los 250 millones de euros. Además, la sociedad ha captado en torno a 140 millones de euros de inversores particulares, a través de campañas publicitarias.