Minimizó los riesgos

El FMI reconoce graves errores de previsión en el mandato de Rato

El organismo contribuyó a gestar la crisis con su "pensamiento uniforme".

El Fondo Monetario Internacional minimizó los riesgos que desembocaron en la mayor crisis financiera y económica global en ocho décadas debido a "una cultura interna en la que impera el pensamiento único y que desalienta las críticas". A esas conclusiones, divulgadas ayer, llegó la Unidad de Evaluación Independiente (IEO) del FMI, que actúa como una auditoría y cuyo objetivo es hacer un análisis crítico de la actuación del organismo internacional. El durísimo informe recuerda que el organismo puso el hoy quebrado sistema financiero de Islandia como un ejemplo a seguir, y aseveró que la banca de inversión de Estados Unidos, a la que pertenecía Lehman Brothers, no comportaba riesgos sistémicos.

El estudio analiza el periodo 2004-2007, inmediatamente anterior a la crisis financiera, durante el cual el FMI estuvo presidido por Rodrigo Rato, actual presidente de Caja Madrid. El que fuera vicepresidente del Gobierno con el Partido Popular dejó su cargo en el FMI un año y medio antes del plazo por motivos personales en junio de 2007, dos meses antes del inicio de las turbulencias financieras en Estados Unidos.

"El elevado nivel de pensamiento uniforme, la captura intelectual y, en general, la percepción de que una gran crisis en las grandes economías avanzadas era improbable impidieron al FMI ver la tormenta que se avecinaba", destaca el estudio de la unidad interna. El organismo, en cambio, alertaba sistemáticamente de debilidades en economías emergentes, que se han revelado como las vencedoras de la crisis.

El informe concluye que el FMI ofreció "pocas señales de advertencia claras" sobre los riesgos y vulnerabilidades asociadas con la crisis que se cocinó entre 2004 y 2007. Su mensaje en esos años se caracterizó por un "exceso" de confianza en la solidez de las grandes instituciones financieras y el espaldarazo al comportamiento imperante en las principales plazas financieras internacionales. "Los riesgos asociados con el auge inmobiliario y las innovaciones financieras se minimizaron, al igual que la necesidad de regulaciones más robustas para hacer frente a esos riesgos", reconoce el análisis.

Acierto a medias respecto a España

El informe interno del Fondo Monetario Internacional destaca que el organismo sí mostró, en diversos análisis, su "particular preocupación" respecto a los "boyantes" precios de la vivienda en países como España, Reino Unido, Australia, Irlanda y, en menor medida, Estados Unidos. Sin embargo, la Unidad de Evaluación Independiente reconoce que el FMI no acertó a ligar esos potenciales riesgos con la posibilidad de que se desatase una tormenta financiera a nivel global. La combinación de la crisis financiera global con el crac en el mercado inmobiliario local explican la dramática pérdida de actividad económica y empleo sufrida por España en los últimos tres años.