Zapatero rechaza un trato de favor hacia Cataluña

Las comunidades deben refinanciar deuda por 10.000 millones este año

Las comunidades autónomas afrontarán en los próximos meses compromisos de pago por 10.362 millones de euros, que corresponden en su gran mayoría a préstamos bancarios que deben devolver o refinanciar. El presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, insistió ayer en negar un trato de favor a Cataluña frente al resto de comunidades, al aclarar que cualquiera puede refinanciar la deuda vieja.

El Ejecutivo salió ayer en tropel para intentar calmar la tempestad autonómica levantada por el presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas, al asegurar que podría emitir deuda en las próximas semanas, pese a sobrepasar ampliamente el déficit permitido por el Ejecutivo (2,4% del PIB para 2010). El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó ayer un receso en el Congreso para aclarar que no había ningún trato de favor a Cataluña. "La polémica que se ha iniciado es un debate ficticio, que ha generado confusión con alguna intención. Todas tienen que cumplir con el objetivo de déficit. Si no cumplen, para poder emitir deuda nueva tienen que presentar un plan de consolidación fiscal", remarcó ayer en los pasillos de la Cámara Alta.

Posteriormente, la ministra de Economía, Elena Salgado, aclaró que si las comunidades quieren refinanciar su deuda vieja (lo que se le va a permitir a Cataluña) no tienen que tener aprobado su plan de austeridad, porque ello no supone un incremento del volumen total de deuda. Salgado avanzó que por ahora ha recibido peticiones de Andalucía, Galicia, Madrid y Comunidad Valenciana y próximamente recibirá la solicitud de Castilla-La Mancha, cuya consejera de Economía, María Luisa Araujo, reconoció ayer que pedirá permiso para refinanciar otros 250 millones de euros, además de los 300 que ya tenía concedidos.

Esa es la gran tarea a la que se enfrentan actualmente las comunidades: los vencimientos de deuda a corto plazo (menos de un año). Según los últimos datos del Banco de España, correspondientes al tercer trimestre de 2010, esta cifra se elevaba a 10.362 millones, de los que 7.259 millones eran créditos con entidades bancarias, 1.898 millones eran valores u obligaciones vendidas a inversores y 1.162 correspondían a empresas públicas.

Una de las comunidades con un mayor volumen de compromisos es Cataluña, que debe afrontar entre septiembre de 2010 y septiembre de 2011 el pago de 2.500 millones de euros (1.759 millones a las entidades bancarias y 744 millones a compradores de deuda pública). La cifra global, si se le suma el endeudamiento a medio y largo plazo, podría llegar a los 5.000 millones, según aclaró ayer el consejero de Economía de Cataluña, Andreu Mas-Colell.

El mayor endeudamiento a un año corresponde a la Comunidad Valenciana, con 2.800 millones de euros. De ellos, 1.839 corresponden a créditos a corto plazo y 989 a emisiones a menos de un año. Entre Cataluña y la Comunidad Valenciana deben más de la mitad de la deuda autonómica a corto plazo. Y también absorben gran parte de la deuda de las empresas públicas autonómicas, con un 60% del total registrado en septiembre de 2010 (16.593 millones de euros).

Las rebajas en el rating encarecen el endeudamiento

El grueso de la deuda autonómica a corto plazo se ha obtenido a través de préstamos con entidades bancarias. De este modo, los gobiernos regionales que no puedan hacer frente a sus compromisos de pago tendrán que renegociar con las entidades la refinanciación en un escenario complejo.

Las tres grandes agencias de calificación de deuda (Fitch, Moody's, y Standard & Poor's) han rebajado drásticamente la nota de la deuda por el deterioro de las cuentas públicas, lo que ha provocado un encarecimiento de la prima de riesgo que deben pagar para financiarse.

Esto ha obligado a las regiones a emitir bonos a particulares como una vía alternativa para lograr crédito. Cataluña colocó 3.000 millones y prepara una nueva emisión, mientras que la Comunidad Valenciana captó 1.300 y Baleares ultima una operación para obtener hasta 300 millones.

Salgado aclara quién puede emitir títulos nuevos y quién no

La vicepresidenta Elena Salgado envió ayer una carta a los presidentes de las comunidades reiterándoles que no se ha cambiado el criterio sobre deuda de las regiones "ni es nuestra intención proponerlo". Así, destaca que el compromiso del Gobierno "es garantizar que las AA PP españolas cumplen con los objetivos de reducción del déficit a los que estamos solidariamente comprometidos". Siguen en vigor los criterios del Consejo de Política Fiscal, que establecieron tres categorías. Castilla-La Mancha y Murcia, y ahora Cataluña, no cumplían el objetivo de déficit y Economía les prohibió emitir deuda nueva hasta volver a cumplir. El grupo integrado por Galicia, Comunidad Valenciana, Canarias y Castilla y León, debe culminar sus planes de saneamiento para captar deuda nueva. El resto (Madrid, País Vasco, Andalucía, Asturias, Cantabria, La Rioja, Aragón, Navarra, Extremadura y Baleares) sí pueden acudir.

Cifras

Endeudamiento. La deuda de las comunidades autónomas ascendió a 107.624 millones de euros en el tercer trimestre de 2010. Prácticamente se ha duplicado desde el inicio de la crisis. De ellos, 10.362 millones corresponden a compromisos a un año.

Empresas públicas. El endeudamiento de las empresas públicas autonómicas llegó a 16.593 millones, con 1.162 millones a corto plazo.