AENA y USCA trasladaron sus desacuerdos

Pimentel arbitra sobre los complementos salariales de los controladores

El sindicato de controladores y AENA trasladaron ayer a Manuel Pimentel sus puntos de desacuerdo en la fase final de la negociación del convenio del colectivo de los controladores aéreos. La distribución de dos complementos salariales y el nombramiento de cargos operativos serán los principales temas objeto de arbitraje.

Manuel Pimentel se estrenó ayer como árbitro en la negociación del nuevo convenio de los controladores aéreos, una vez que terminó sin un acuerdo completo el plazo del 31 de enero que las dos partes se dieron para alcanzar un pacto. Ahora y durante las cuatro próximas semanas el exministro de Trabajo tendrá que reunirse con las partes para intentar alcanzar un consenso o dictar un laudo que será de obligado cumplimiento.

Fuentes de AENA dijeron que, en conjunto, se ha llegado a un acuerdo respecto a "la mayoría de los puntos sustanciales" que debe regular el convenio. Un portavoz del sindicato de controladores USCA rebatió esta percepción y aseguró que únicamente un 10% de los temas está rubricado.

Para AENA todos los aspectos clave están cerrados y solo quedarán en manos del arbitraje de Pimentel algunos flecos como la jornada laboral o la distribución de la masa salarial, especialmente en lo que se refiere a la distribución de los complementos salariales de adaptación a la nueva jornada y también el de productividad.

Designación

La empresa señala que tampoco se ha resuelto la designación de los cargos de responsabilidad operativa que históricamente había estado en manos de los controladores. AENA exige que tales designaciones sean de su exclusiva responsabilidad, en tanto que USCA reclama que se asignen por antigüedad.

La empresa da por pactados asuntos sobre prevención de riesgos laborales, así como la definición de la situación de excedencia en la que quedarán los controladores cuyas torres de control serán liberalizadas próximamente, y quieran incorporarse al nuevo adjudicatario. La excedencia acordada tendrá una duración de cinco años que permitirá, previo pacto, la reincorporación automática del trabajador a las mismas dependencias.

Las fuentes de USCA citadas señalaron que durante las últimas semanas de negociación no se han tratado materias salariales, ya que es un asunto cerrado en el acuerdo alcanzado con AENA el 13 de agosto pasado y, por tanto, no hay ningún tipo de reivindicación en este sentido.

"Ya se nos ha rebajado el sueldo en un 40% y lo acatamos", destacaron, para señalar que lo que se está discutiendo es la jornada laboral, el tema más complejo, la carrera profesional y otros aspectos técnicos de la profesión.

Confianza en el criterio del mediador

El sindicato de controladores, a través de su portavoz, César Cabo, afirmó ayer que el colectivo "confía plenamente" en el arbitraje del exministro de Trabajo Manuel Pimentel y criticó que durante la negociación del segundo convenio colectivo entre AENA y USCA, la empresa "no ha demostrado voluntad real de negociar". Subrayó que lo único que desea el colectivo es "un marco laboral estable exactamente igual al de los controladores aéreos europeos".

Cabo aseveró que tener que recurrir a la figura del arbitraje no supone un "fracaso", si bien aclaró que el sindicato hubiera preferido no haber tenido que llegar a este punto. "Siempre hemos mantenido una actitud dialogante de negociación y deseamos únicamente recuperar la estabilidad laboral y trabajar con normalidad", concluyó.