La reforma de la Seguridad Social

Escasa incidencia de la huelga general en cuatro comunidades

Una quincena de detenidos en las protestas de los piquetes en Euskadi, Galicia, Navarra y Cataluña

La huelga general convocada ayer solo por los sindicatos nacionalistas de Euskadi, Navarra, Galicia y Cataluña contra la reforma del sistema de pensiones tuvo una escasa repercusión en la vida social y económica de esas comunidades.

La jornada estuvo marcada por el escenario habitual de este tipo de protestas. Guerra de cifras entre sindicatos, por un lado, y las administraciones y las empresas por otro, e incidentes entre policías y piquetes de huelguistas saldados con una quincena de detenidos.

En Euskadi, que vivió la tercera convocatoria de paro general en ocho meses, la patronal vasca Confebask definió la jornada como "un nuevo fracaso" que no afectó "a la vida cotidiana". El Gobierno vasco cifró en el 20% el seguimiento de la huelga en el sector público y privado de Euskadi. La media fue superada (hasta el 30%) en Guipúzcoa, donde los sindicatos aberzale ELA y LAB tienen más presencia. En Vizcaya el seguimiento fue del 16% y en Álava cayó al 13%, según el Ejecutivo de Vitoria.

En Cataluña, donde el paro fue convocado por las centrales CGT y CNT, su escasa repercusión no hizo necesaria la aplicación de los servicios mínimos, declaró Lluís Recoder, consejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat.

En Galicia, la Xunta definió la jornada como "de normalidad", aunque fue la comunidad donde se registraron más detenidos (ocho), por los incidentes en Ferrol y de otras localidades. El sindicato CIG habló de un nivel de seguimiento del 14% que no fue más "porque los servicios mínimos decretados fueron muy altos", en su opinión. Según los datos de la Xunta, Pontevedra registró un apoyo al paro del 4,68% de los trabajadores en activo, el más alto de entre los registrados en la autonomía, por delante del seguimiento de A Coruña (3,19%), Orense (2,69%) y Lugo (1,15%).

La Delegación del Gobierno en Navarra no observó incidentes importantes en la comunidad, que sí registró más paros en la industria de la zona norte. La patronal navarra CEN calificó la jornada de protesta de "locura total" en medio de la crisis.