Incluida la aprobación de un plan de reestructuración

La CE recuerda que cualquier inyección en las cajas debe respetar las normas

La Comisión Europea señaló hoy que cualquier inyección de capital público en las cajas de ahorro españolas deberá cumplir las normas de ayudas de estado europeas, que incluyen la aprobación por parte de Bruselas de un plan de reestructuración de la entidad afectada.

"Si hay recapitalizaciones, deberán ser compatibles con las reglas que tenemos en vigor", lo que implica que "los beneficiarios (de las ayudas) tendrán que presentar un plan de reestructuración que asegure su viabilidad", dijo Amelia Torres, portavoz del comisario de Competencia, el español Joaquín Almunia.

En diciembre pasado, la Comisión Europea prolongó hasta 2012 el marco legal adoptado durante la crisis financiera para permitir las ayudas de estado al sector financiero, pero endureció su acceso para facilitar una retirada gradual de los apoyos públicos.

Entre los nuevos requisitos, se incluye la obligación de enviar a Bruselas un plan de viabilidad, al que hasta entonces sólo estaban obligados los bancos "de riesgo", es decir, los que hubieran recibido un apoyo equivalente al 2% de sus activos ponderados por riesgo.

El Gobierno español anunció ayer que nacionalizará las cajas que no refuercen su nivel de solvencia antes de septiembre próximo.

Preguntada por esta reforma, la portavoz la calificó de "positiva" porque servirá para "reforzar" a las cajas, de manera que puedan regresar a una situación financiera "más apta", que les permita desempeñar "su papel tradicional" de financiar a la economía real, al mismo tiempo que "reforzará la confianza en el sector financiero español".

Por otro lado, Torres informó de que ya se han iniciado los contactos entre la Comisión Europea y el Gobierno español sobre los próximos pasos a seguir, aunque no quiso ofrecer detalles.

Tampoco quiso valorar si el plazo dado por el Gobierno para que las entidades españolas eleven sus niveles de capital básico hasta el 8% de los activos ponderados por riesgo es demasiado amplio.