Elecciones convocadas para el 11 de marzo

Los Verdes abandonan el Ejecutivo irlandés y la coalición del Gobierno pierde su mayoría parlamentaria

El Partido Verde, socio en el Gobierno irlandés, anunció hoy que abandona el Ejecutivo después de que el primer ministro, Brian Cowen, dimitiese este sábado como líder del mayoritario Fianna Fáil (FF).

A pesar de que la intención de Cowen es continuar al frente del Gobierno hasta las próximas elecciones anticipadas, previstas para el 11 de marzo, los Verdes han optado por una salida prematura, situación que podría adelantar de nuevo los comicios.

El anuncio de la retirada del Ejecutivo lo hizo hoy en una rueda de prensa el líder de los Verdes, John Gormely, quien justificó su decisión alegando a la "falta de confianza" que ha generado en su partido la inexistente "claridad" del FF respecto al liderazgo de Cowen y la "ruptura del diálogo" entre los socios.

"El pueblo irlandés ha empezado a perder confianza en la política y en el proceso político. Ha presenciado estupefacto la conducta de los partidos en el Dáil" (Parlamento irlandés), dijo Gormley, en referencia a los acontecimientos de la pasada semana.

El jueves, el "Taoiseach" (primer ministro) anunció para el próximo 11 de marzo la celebración de elecciones, dos días después de que el titular de Exteriores, Michéal Martin, abandonara el cargo tras no lograr desbancarle del liderazgo del FF.

Ese mismo día dimitieron otros cinco ministros correligionarios, que, a diferencia de Martin, no se presentarán a las elecciones, una fuga colectiva que la oposición interpretó como una burda maniobra para lavar la cara del muy deteriorado Gobierno y del propio FF, que lleva en el poder desde 1997.

El líder ecologista aseguró que su partido apoyará la aprobación de la nueva Ley de Finanzas, el marco legal que da luz verde a los Presupuestos generales para 2011, si se adelantan las elecciones.

La nueva ley también da cobertura legal al conjunto de medidas con el que se acometerá el proceso de reestructuración de la economía nacional durante los próximos cuatro años, tal y como establecen las condiciones del rescate financiero de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) a este país.

Gormley opinó que ese proceso podría concluirse para finales de la próxima semana, como piden también los dos principales partidos de la oposición, el Fine Gael y el Laborista, favoritos, según las encuestas, a compartir el poder tras la cita en las urnas.

"Esperamos que el Fianna Fáil también haga un esfuerzo para acelerar la aprobación de la nueva legislación", añadió el líder del Partido Verde, en el poder junto a la formación republicana desde 2007.