Las acciones, en venta fuera de EE UU

Goldman logra que Facebook no tenga que rendir cuentas a la SEC

La compleja estructura de financiación de Facebook a través de Goldman Sachs ha desatado las alertas de la SEC, algo que el banco está tratando de evitar. Ayer informó que la colocación privada de acciones de la red social solo se hará entre inversores fuera de EE UU. Así, Facebook no tendrá que rendir cuentas al supervisor.

Goldman Sachs explicó ayer que los estadounidenses no podrán comprar acciones de Facebook debido, dijo, a la intensa atención mediática respecto a Facebook, y no por la atención de la SEC. El supervisor está observando con mucha atención los movimientos en los poco regulados mercados privados donde se mueven empresas como esta red social, Zynga o Twitter.

El banco, en todo caso, ha excluido a sus clientes de EE UU de una colocación privada y evita así el escrutinio de un regulador no solo sobre su papel en esta operación sino también sobre la compañía. Facebook, pese a declararse amiga de la transparencia, no tiene prisa por predicar con el ejemplo y seguirá dosificando a voluntad la información financiera que hace pública. Goldman anunció la decisión a sus clientes en Asia y en Europa entre el domingo y el lunes tras verificar que la atención de los medios "puede no ser consistente para completar la colocación privada en EE UU de acuerdo con la ley americana".

El acuerdo de Facebook con Goldman ha sido muy criticado en la prensa de Estados Unidos, y se ha calificado de burla a la SEC por parte de algunos comentaristas porque supone dar un rodeo a las normas que rigen las colocaciones en el país. Estas obligan a que las empresas con más de 500 accionistas presenten sus informes financieros ante el regulador aunque no estén cotizando en el mercado. Para evitarlo, Goldman tiene la intención de crear un "vehículo especial de inversión" en el que agrupará como si fueran uno solo, a todos los accionistas que participen en una colocación privada de acciones valoradas en 1.500 millones de dólares que planea hacer entre sus clientes. El banco recibe así importantes comisiones de sus clientes. Según el comunicado de Goldman, la decisión la ha tomado el propio banco y no ha sido a instancias de ningún regulador o agencia del Gobierno.

Goldman y el inversor en alta tecnología ruso DST han invertido ya 500 millones en la última ronda de inversión en la empresa, y han estimado que la valoración de esta empresa esté cercana a los 50.000 millones de dólares.

Pese a la limitación territorial, en los mercados se tiene la confianza de que no habrá problemas para colocar estas acciones privadas dado el alto grado de interés por la empresa. Wall Street Journal afirma que la demanda de inversores chinos es muy alta. En paralelo, lo grandes inversores estadounidenses podrían fácilmente operar a través de vehículos offshore.

La muy rentable red social

Marck Zuckerberg, fundador y responsable de Facebook anima a los 500 millones de usuarios de su red social a la transparencia total y a que dejen en la red sus datos, algo impensable hace apenas 10 años que está resultando muy rentable a la compañía.

Según The Wall Street Journal y The New York Times, que podrían haber tenido en sus manos la información financiera interna que Goldman está proporcionando a futuros inversores, en 2009 la empresa tuvo unos beneficios de 200 millones de dólares, unos 150 millones de euros, con ingresos de 777 millones de dólares. Estos últimos podrían haber sumado 2.000 millones en 2010 gracias al crecimiento de la publicidad y los beneficios podrían haber duplicado los del año anterior lo que deja el margen de beneficio de Facebook en el 20%. Las cifras pueden no hacer merecedora a la empresa de una valoración en los mercados de 50.000 millones de dólares actualmente pero su crecimiento potencial augura una buena recepción por parte de los inversores.