Escaso descenso

Inexplicable ajuste de precios en la vivienda

Se reducen los descuentos pese a agravarse la crisis.

Tercer año de crisis inmobiliaria y, sin embargo, ya existen 13 provincias españolas donde el precio de las casas ha recuperado la senda alcista, eso sí, con valores muy modestos. La estadística publicada ayer por el Ministerio de Fomento no deja lugar a dudas. La vivienda continúa abaratándose, aunque cada vez menos. Así, el precio de los pisos de renta libre, que se situó a finales de 2010 en 1.825,5 euros por metro cuadrado, descendió un 3,5% respecto al cuarto trimestre de 2009; mientras que ese año cerró con un ajuste medio del 6,3% anual y en 2008 se abarató un 3,2%.

Es decir, que según esos números y hasta ahora, el verdadero annus horríbilis de la vivienda desde el estallido de la burbuja fue 2009, cuando los precios bajaron más que en 2010, pese a que la economía española haya sufrido en los últimos 12 meses los vaivenes más graves de su historia, situándose al borde del precipio del rescate por parte de la Unión Monetaria.

Y es que con un mercado laboral atenazado por más de cuatro millones de parados, la economía estancada y unas condiciones de financiación cada vez más exigentes, nada parece pintar bien para el comprador de vivienda.

De hecho, el Ejecutivo quiso reanimar la lánguida demanda inmobiliaria anunciando con antelación la desaparición de la deducción fiscal por compra de piso para las rentas a partir de 24.100 euros anuales y apenas logró el efecto deseado.

El papel de la banca

El aumento de las ventas apenas se mantuvo hasta mayo, animado más por la rebaja de precios y las promociones que lleva a cabo la banca que por los cambios fiscales promulgados (la subida del IVA solo afecta a las viviendas de nueva construcción).

De ahí que los expertos se atrevan a otorgar de cara a este 2011 recién inaugurado a bancos y cajas un papel protagonista. En la medida en que las entidades recorten el precio de las casas que mantienen en cartera (cifra por determinar de manera oficial), así harán las promotoras que aún comercializan pisos con la actual coyuntura económica. Hasta el Ejecutivo, por medio de su titular de Fomento, José Blanco, ha conminado a las entidades financieras a rebajar de forma más agresiva los precios de los inmuebles, porque de lo contrario la absorción del stock actual (cifrado entre 700.000 y un millón de casas) se demorará más de lo deseable. Conviene recordar que los estudios más optimistas sitúan en 2014 el momento en el que el mercado comenzará a alcanzar de nuevo el equilibrio entre oferta y demanda.

Mientras llega, las cifras difundidas ayer por Fomento dibujan un mapa en el pueden distinguirse hasta cuatro mercados inmobiliarios distintos. El que registra ya tasas positivas en los precios, y los tres restantes donde se ven los efectos de la crisis con distinto grado de virulencia.

Los 13 territorios que presentaron incrementos interanuales positivos fueron: Lugo (6,8%), Orense (6,3%), Ciudad Real (4,1%), Soria (3,7%), Albacete (3,5%), Zamora y Cantabria (3%), Cáceres (2,9%), La Coruña (2,8%), Jaén (2,4%), Cuenca (2,3%), Asturias (2,2%) y Burgos (2,1%). Por su parte, los descensos mayores de precios se registraron en Guipúzcoa (-8,8%), Huelva (-6,3%), Madrid (-5,9%), Córdoba y Navarra (-5,7%), Toledo (-5,2%) y Alicante (-5,1%).

En términos acumulados desde finales de 2007 y principios de 2008, cuando el mercado tocó máximos, el ajuste se ha cebado con Toledo (-20,8%), Guadalajara (-18,9%), Madrid (-18%) y Ávila (-17,5%) en el interior. En la costa destacan Alicante (-20%), Málaga (-19%), Murcia (-18%) y Huelva (-17,1%), donde se concentraron los descensos más acusados.

La cifra

1.825,5 euros por metro cuadrado es el precio alcanzado por la vivienda libre a finales de 2010, un 3,5% menos que un año antes y un 13,1% inferior al máximo registrado a comienzos de 2008, según el Ministerio de Fomento.