La CE prevé ampliar la dotación antes del 4 de febrero

Irlanda deja a Bruselas con 276.000 millones para futuras ayudas

La CE aceleró ayer los planes para ampliar y flexibilizar el fondo de rescate de la zona euro hasta el punto de fijar la fecha del 4 de febrero como plazo para pactar la reforma. Las prisas de Bruselas están relacionadas con las sacudidas en el mercado de la deuda soberana y con la caída de los recursos del fondo, que tras el rescate de Irlanda cuenta con 276.000 millones de euros de capacidad real de intervención.

Irlanda deja a Bruselas con 276.000 millones para futuras ayudas
Irlanda deja a Bruselas con 276.000 millones para futuras ayudas

El propio presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, planteó ayer la necesidad de aumentar la "capacidad efectiva" de financiación del fondo y dotarle de más instrumentos de intervención, lo que parece indicar que Bruselas contaría con el respaldo de los principales socios para llevar adelante la reforma. "Se está negociando y se está avanzando", señalaba también el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

Sin embargo, la canciller Angela Merkel recordó ayer que el fondo solo se ha utilizado una vez (con Irlanda) y está lejos de agotarse, aunque se mostró dispuesta a "hacer todo lo necesario" para estabilizar el euro.

El gobierno francés también expresó cautela, sobre todo, por el riesgo de que se interprete como una señal de que aumenta el número de países en peligro.

A pesar de estas reticencias, Barroso parece dispuesto a oficializar la propuesta y se declaró convencido de que se puede lograr un acuerdo en la cumbre europea del próximo 4 de febrero. "Es necesario reforzar la capacidad efectiva de financiación del fondo y su ámbito de actuación", aseguró el portugués. Esa ampliación ya fue planteada tras el rescate de Irlanda por el Fondo Monetario Internacional, a pesar de que el fondo de la zona euro solo se ha comprometido con aportar a Dublín 17.700 millones de euros de los 440.000 millones con los que se ha creado.

Las emisiones previstas para cubrir ese préstamo, sin embargo, absorberán bastante más recursos como consecuencia de los requisitos impuestos por las agencias de calificación al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (EFSF, en sus siglas en inglés) para conceder la máxima calidad crediticia a sus emisiones. Aunque hasta ahora se habían barajado muchas cifras sobre la merma que suponían esos requisitos para la capacidad de intervención del fondo, las emisiones previstas para Irlanda indican que cada ayuda absorbe un 50% de recursos adicionales. Es decir, en el caso concreto de la isla, el EFSF tendrá que emitir 26.000 millones para hacer frente a los préstamos, aunque a Dublín solo llegarán los 17.700 millones mencionados. Fuentes del Fondo indicaron ayer a este diario que la misma escala se aplicaría a futuras operaciones.

Así, la ayuda a Irlanda dejará una caja de 413.500 millones. Pero la capacidad efectiva de actuación se reduce a 276.000 millones de euros, porque en cada emisión deberá descontarse un 50% adicional para mantener la triple A del Fondo. En definitiva, con una dotación de 413.500 millones, el fondo ha de guardar al menos 138.000 millones, equivalente a los recursos que debe mantener para conservar su calificación financiera.

Esa capacidad efectiva de actuación permitiría todavía rescatar con holgura a países como Portugal o Bélgica, pero no a uno de esos países y otro grande, como Italia o España. Y los recursos serían claramente insuficientes para aumentar la capacidad de intervención del Fondo como pretende la Comisión Europea.

Entre sus nuevas funciones se menciona la posibilidad de que actúe directamente en los mercados mediante la compra de deuda pública de los países más castigados por los inversores, una función que ahora lleva a cabo el BCE. La ampliación también permitiría al Fondo establecer líneas de crédito preventivas, sin necesidad de esperar a que los elevados tipos expulsen a un país del mercado. Las propuestas podrían concretarse el lunes, en la reunión de ministros de Economía de la zona euro.

Las claves

1. El Fondo de la zona euro se creó tras la crisis de Grecia y está dotado con 440.000 millones de euros (a los que se pueden añadir 60.000 de la UE y 250.000 del FMI).

2. Irlanda ha sido el único país que ha solicitado su ayuda y entre 2011 y 2012 espera recibir 17.700 millones de euros.

3. La Comisión cree que el Fondo debe ampliarse y permitir mayor capacidad de actuación para ayudar a los Estados.

China asegura que invertirá en bonos de la zona euro

El Gobierno chino hizo ayer público su compromiso de participar en la estabilización de la eurozona, comprando bonos, según anunció ayer en Londres el vicegobernador del banco central, Yi Gang.

"China es un permanente y estable inversor de largo plazo en los mercados financieros de Europa y, si hay necesidad de participar en el fondo europeo de emergencia, estaríamos encantados de participar activamente en esos mecanismos", subrayó Gang.

La Administración china se une así a la japonesa, que el martes aseguró que tiene planeado comprar el 20% de la deuda europea que se emita este mes. China y Japón son los mayores tenedores de deuda americana del mundo, eso significa que la mayor parte de sus reservas en divisas están denominadas en dólares y el objetivo de ambos Gobiernos es diversificar estas reservas.

Un equipo económico del Gobierno chino está de gira por Europa y ya ha hecho público el compromiso de Pekín de comprar bonos españoles y portugueses, lo que está aliviando la presión del mercado.