Movimientos en el sistema financiero

Economía prepara un decreto para forzar la reconversión total de las cajas

Ante las dudas de los mercados sobre la reestructuración del sistema financiero, el Gobierno y el Banco de España han decidido tomar cartas en el asunto. Según ha publicado esta mañana La Vanguardia , el Ministerio de Economía con el apoyo de Miguel Ángel Fernández Ordóñez está preparando un real decreto ley para forzar a las cajas a acometer de forma rápida e inmediata su reconversión definitiva en nuevas entidades que operen a través de bancos.

Sede central de Caja Madrid
Sede central de Caja Madrid

El objetivo de esta medida es que las entidades se olviden de las llamadas fusiones frías (técnicamente conocidas como sistemas institucionales de protección, SIP) y acometan su integración total. Además también buscaría de paso profesionalizar totalmente la gestión y reducir al máximo la interferencia política en las cajas, algo que se viene intentando desde hace años aunque con no demasiado éxito.

En este contexto la afirmación realizada el pasado martes en la presentación de la Agenda Económica 2010 ante un nutrido grupo de empresario toma, si cabe, más sentido. "Nos apremia un objetivo, un gran objetivo: que todas las entidades mejoren lo antes posible su estructura de capital y la calidad del mismo para que se pueda normalizar finalmente el flujo del crédito y la estabilidad del conjunto de las cajas", afirmó durante su intervención en el acto.

El contenido concreto de la legislación todavía no esta definido pero las diferentes actores (Cajas de ahorros y Banco de España), ya están informados de las intenciones del Ejecutivo y están a la espera de que se inicie la negociación. No obstante fuentes cercanas al Gobierno han revelado a La Vanguardia que "se quiere aprobar este mismo mes de enero".

El problema de este cambio en el sector está en el coste que podría implicar. Diversos estudios cifran las necesidades entre 30.000 y 80.000 millones de euros, unas cantidades que no parece posible recaudar ni en el mercado ni a través de emisiones de deuda pública del FROB.