El cliente pagará 38 euros más al año

El Gobierno aprueba una subida de la luz del 9,8% y para el gas, del 3,9%

El Gobierno dio el visto bueno ayer, a través de la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, a una subida del recibo de la luz del 9,8% a partir del 1 de enero. Las tarifas del gas también se incrementan en un 3,9%. Los usuarios pagarán una media de 38 euros más por la luz al año para repercutir, entre otras variables, el coste del decreto del carbón.

La tarifa eléctrica de último recurso (TUR), a la que están acogidos unos 17 millones de hogares y pymes, subirá una media del 9,8% a partir del próximo 1 de enero. La tarifa del gas subirá por su parte un 3,9% de media. Este porcentaje queda desglosado a razón de un 4,14% para los consumidores de T1, sin calefacción, y del 3,87% para los de la T2, usuarios con mayores consumos.

Estas subidas suponen un incremento medio de 3,2 euros al mes para un consumidor de electricidad, es decir, de 38,4 euros al año. En el caso del gas, el incremento para la T1 es de 6,72 euros al año y, para los de la T2, de 19,92 euros anuales.

Este incremento es el resultado de la congelación por parte del Ejecutivo de la tarifa de acceso, que tiene un peso cercano al 50% en la TUR y que recoge los costes regulados del sistema. Además se ha trasladado a la tarifa final el precio de la energía en los mercados internacionales. La TUR se compone de los peajes eléctricos en un 55 %, que remuneran los costes regulados del sistema (como transporte, distribución o primas a las renovables), y del coste de la energía en un 45 %, cuya evolución depende en gran parte del resultado de unas subastas para el suministro a tarifa (Cesur).

Marín explicó que el encarecimiento de la luz responde a "una subida de la energía en general" que presiona "cuatro puntos" al alza. "Nuestro pool arroja aun de media precios inferiores a otros mercados, entre un 30% por debajo de Alemania y 50% por debajo de Italia. El mercado está funcionando bien", afirmó. Otros tres puntos de incremento responden a un cambio en las pautas de consumo en los últimos meses, que se ha desplazado desde las horas más baratas o valle a las más caras o punta, según el secretario. Otros tres puntos responden a la aplicación del real decreto del carbón.

Marín recordó que los consumidores acogidos al bono social no experimentarán ningún incremento en su tarifa hasta 2013. Al bono social se acogen los consumidores con potencias inferiores a 3 kilovatios (kW), familias numerosas, familias con todos los miembros en paro y pensiones mínimas. En total, hay cinco millones de potenciales usuarios del bono social y, para que todos ellos conozcan esta prestación, el Gobierno emprenderá una campaña informativa durante 2011, según explicó el secretario de Estado de Energía.

Pese al incremento de la TUR, el sector seguirá generando el denominado déficit de tarifa, una deuda de los consumidores con las compañías eléctricas avalada por el Estado que se produce porque los ingresos obtenidos a través del recibo de la luz no cubren todos los costes que soporta el sistema. Este agujero ya supera los 20.000 millones de euros y el Gobierno se ha comprometido a acabar con él en 2013.

En un intento de equilibrar esta diferencia, el Consejo de Ministros aprobó el pasado jueves una serie de medidas entre las que destacan el establecimiento de un peaje por el uso de las redes a las empresas generadoras de 0,5 euros por megavatio y hora y el recorte en un 30% de las horas con derecho a prima a las plantas fotovoltaicas.

Facua cree que se cede ante las eléctricas

Facua-Consumidores en Acción ha criticado que el Gobierno ceda ante las eléctricas y piense solo en los intereses empresariales de las grandes corporaciones energéticas mirando "hacia otro lado" con respecto a los consumidores. En declaraciones a Europa Press Televisión, el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, afirmó que "no hay justificación" para una subida de la luz, más aún cuando ya se han producido "incrementos más que excesivos" a lo largo de los últimos años que han llevado al consumidor a rondar "cerca de los 200 euros" de subida en su facturación anual con respecto a lo que se pagaba en 2007.

Sánchez aseguró que las eléctricas "solo argumentan que la luz es muy cara en el ámbito de la generación y la producción de electricidad", si bien "nadie ha investigado" desde el Gobierno cuál es el precio "razonable" que debería tener. "Todo se basa en una subasta en la que las grandes empresas deciden a su antojo el precio del kilovatio", dijo. Además, preguntó "por qué son tan altos los precios en generación y por qué el Gobierno no lo investiga".

Por último, lamentó que el Ejecutivo de Zapatero tampoco quiera eliminar la subasta donde, a su juicio, "parece que todo está decidido de antemano".

La cifra

4.600 millones prevé ahorrar el Gobierno en costes del sistema eléctrico con las medidas aprobadas la semana pasada, que no frenan la subida de la luz.