Les pide que informen antes de cerrar el año

Ordóñez presiona a las cajas para que adelanten datos al mercado

El Banco de España cree injustificado que el mercado dude del sistema financiero del país. La patronal bancaria también, según explicó ayer. Para intentar solventar de una vez, si es posible, las incertidumbres sobre la salud de la banca española, el supervisor ha pedido solo a las cajas que adelanten "al mercado información detallada" del riesgo de las actividades promotoras e inmobiliarias, la cartera de hipotecas y su estructura de financiación y liquidez. Estos datos deben facilitarse este mes.

El Banco de España no sabe cómo poner fin a las especulaciones del mercado que se han cebado en el sistema financiero. Para intentar cortar con estas incertidumbres el supervisor ha dado otra vuelta de tuerca a su petición de aumentar la transparencia. No solo va a solicitar muchos más datos de los previstos inicialmente sobre el riesgo crediticio. También va a pedir la estructura de liquidez de cada entidad pormenorizada.

Pero las primeras en hacer pública toda esta información serán las cajas de ahorros. Y más en concreto, las que se encuentran inmersas en procesos de fusión con la creación de SIP, que son las que preocupan más al mercado y ponen más en duda la salud del conjunto del sistema financiero español. Estas entidades tendrán que adelantar esta información al mercado "antes de que finalice el año en curso", según les ha reclamado el Banco de España en una carta remitida el martes a los presidentes de las cajas implicadas en crear SIP y a la CECA. Además solicita que se haga extensible a todo el sector esta petición. El supervisor quiere también que los bancos conozcan esta carta -firmada por el director general de supervisión, Jerónimo Martínez-, pese a que las exigencias de adelantar la información al mercado a antes de cerrar el ejercicio solo se exige a las cajas.

Varias fuentes financieras aseguran que esta es una de las escasas, si no única, ocasiones en las que el Banco de España ha optado por ser más exigente con las cajas que con los bancos. Los expertos explican que se debe a que son las entidades de ahorro las que provocan más dudas al mercado tras de haber necesitado ayudas al FROB y encontrarse en uno de los procesos de reestructuración más importantes de la historia del sistema financiero español.

Los bancos pueden publicar esta información cuando presenten su resultado anual en el mes de enero o febrero

Y así parece desprenderse de la carta del director general del Banco de España. "Los mercados financieros vienen mostrando signos de desconfianza sobre la situación de nuestro sistema financiero que parecen revelar que disponen de una información incompleta o inexacta sobre la verdadera situación de las entidades de crédito españolas y su capacidad para afrontar los retos de los próximos meses. Por ello, es necesario hacer el máximo esfuerzo de transparencia en aquellos aspectos en que se concentran las incertidumbres señaladas por los participantes en los mercados", explica.

El supervisor quiere aprovechar "el proceso de integración" del sector para explicar al mercado "adecuadamente las coordenadas principales del proyecto, los planes de negocio, la forma en que se abordará la gobernanza de la nueva entidad o grupo, las implicaciones operativas, y la forma en que se prevé obtener una reducción de costes y una racionalización de los sistemas administrativos. Y considera que "es una buena ocasión para proporcionar al mercado una información detallada" sobre su riesgo promotor, hipotecario y su estructura de liquidez, "que deberá referirse a la estimación de cierre del presente ejercicio para el consolidado del proceso".

Los bancos, por el contrario, solo han recibido una carta más general -que también recibieron las cajas- el 27 de noviembre firmada por el director general de regulación, José María Roldán, en la que no se anunciaba una fecha para facilitar esta información al mercado. Inicialmente el supervisor habló de marzo o febrero, pero parece que la presión a las cajas puede adelantar estas publicaciones a finales de enero.

La AEB está de acuerdo con este nuevo ejercicio de transparencia, que se realizará trimestralmente. La patronal bancaria ve "injusto" que se dude de la solvencia del sistema financiero español tras las pruebas de estrés de julio, explicó ayer su secretario general, Pedro Pablo Villasante. El representante de la AEB recordó que los bancos españoles son capaces de generar beneficios pese a no haber recibido ayudas del Estado, en contraste con sus competidores internacionales. Villasante espera que la reunión de los jefes de Gobierno de la UE alcance medidas que "pongan un poco de orden y den tranquilidad a los mercados". Villasante también advirtió que la recuperación económica de España es "más lenta" y "menos vigorosa" de lo previsto.

Caída del 13% del beneficio de los bancos

Los bancos cerraron los nueve primeros meses del año con un beneficio atribuido de 11.089 millones, con una caída del 12,8%. La AEB prevé que para cierre de año se puede repetir este descenso, consecuencia de las fuertes provisiones que han realizado. Destinaron 16.367 millones a provisiones, un 2,3% más que un año antes. Su core capital o capital de máxima calidad se sitúa en el 8,36%. La AEB cree que los bancos españoles superarán Basilea III.