Aprueban la creación de un fondo permanente de rescate

La UE someterá a una revisión completa la estructura de la zona euro

El Consejo Europeo, reunido en Bruselas ayer y hoy, estudia poner en marcha una revisión completa de la estructura y funcionamiento de la zona euro para corregir los fallos y carencias que parecen estar castigando a los mercados. Los países más afectados por ese castigo reclaman medidas de alivio inmediatas para poder superar la crisis.

La UE someterá a una revisión completa la estructura de la zona euro
La UE someterá a una revisión completa la estructura de la zona euro

Sin tabúes. Ni en el análisis de las causas ni en las posibles soluciones. Así afrontará la Unión Europea a partir de ahora la crisis de la deuda soberana, tras un Consejo Europeo casi monográfico sobre el tema que concluirá hoy en Bruselas. En la primera jornada de la cumbre, celebrada ayer, los líderes europeos aprobaron el proyecto de reforma del Tratado de la Unión Europea necesario para crear un fondo de rescate permanente que a partir de 2013 sustituirá al creado de manera temporal a raíz de la crisis griega. El borrador del acuerdo prevé también una ampliación de los recursos del fondo de rescate actual (dotado con 750.000 millones) en la medida en que hiciera falta.

El nuevo fondo seguirá siendo intergubernamental (es decir, gestionado al margen de la Comisión Europea), su ayuda se concederá solo cuando sea "indispensable" y estará supeditada a un plan de ajuste coordinado con el Fondo Monetario Internacional. Y las emisiones de deuda de los países de la zona euro deberán ir acompañadas de una advertencia a los inversores sobre la remota posibilidad de que deban aceptar una rebaja en su retribución en caso de insolvencia de un Estado.

Pero los 27 también reconocieron que ese mecanismo, considerado como un paso gigantesco hace solo unos meses, ya no basta para calmar a los mercados. Y se rindieron ayer a la evidencia de que el castigo sufrido durante 2010 por la deuda soberana de la zona euro, que ya ha obligado a rescatar a Grecia e Irlanda, no responde solo a movimientos especulativos sino también a genuinas dudas de los inversores sobre la sostenibilidad de la Unión Monetaria nacida hace 11 años.

Zapatero defiende un mensaje de "unidad y fortaleza de la zona euro"

"Necesitamos más que nunca resolver la tensiones que existen entre la gobernanza económica y la unión monetaria", señaló el presidente del Parlamento Europeo, Jerzy Buzek, tras su intervención en el Consejo. Al cierre de esta edición, los 27 presidentes del Gobierno y el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, debatían durante una cena de trabajo, según fuentes diplomáticas, "las propuestas y mensajes" que deben ponerse en marcha para responder a esa inquietud de los mercados y "recuperar la estabilidad de la zona euro tras el rebrote de la crisis vivido en noviembre".

Las conclusiones del Consejo que se aprobarán hoy pretenden balizar el debate sobre esas propuestas y mensajes que será llevado a cabo durante 2011 por los ministros de Economía y Finanzas (Ecofin). Pero la mayoría de los miembros del Consejo parecían dispuestos a aceptar que ese proceso debe suponer una revisión completa de la estructura y organización de la zona euro. Un debate en el que se planteará desde la posibilidad de reforzar y flexibilizar a corto plazo el actual fondo de rescate hasta la emisión conjunta de deuda pública (eurobonos) mucho más adelante.

Las discrepancias, sin embargo, surgieron sobre la orientación y el calendario de esa revisión.

El eje franco-alemán lideró a los partidarios de afrontar la crisis de la deuda con medidas destinadas a mejorar la competitividad y a imponer una férrea disciplina presupuestaria y macroeconómica a todos los socios para evitar desequilibrios tan graves como los aparecidos en España e Irlanda durante la primera década del euro.

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, y los líderes de países amenazados por el contagio de la crisis (desde Portugal a Italia o Bélgica) defendieron, sin embargo, la necesidad de abordar "la coyuntura actual", con intervenciones que trasladen a los mercados "un mensaje de unidad y fortaleza de la zona euro", explicaron fuentes diplomáticas. Fuentes de Moncloa añadieron, en ese sentido, que Zapatero expresó durante la cumbre su satisfacción tanto por la aprobación de la creación del nuevo fondo de rescate como por la decisión del BCE de aumentar su capital para hacer frente a la volatilidad de los mercados.

Strauss-Kahn aplaude al Gobierno de España

"Las perspectivas a medio plazo de España son buenas". A contracorriente de los mercados, Dominique Strauss-Khan, director del FMI, contestó así a una de las preguntas que se le hizo ayer en el foro abierto de Reuters sobre la situación del país en 2011. El responsable del Fondo explicó en esta reunión, retransmitida a través de internet, que es obvio que España tiene un problema de falta de confianza y que aún tiene que arreglar el sector de la banca, pero matizó que según su punto de vista "el Gobierno está enfocando bien la situación", informa A. Nieto. En un tono despreocupado, Strauss-Kahn concluyó, sin profundizar en ello, que España "no supone un gran riesgo". "No digo que no haya riesgos, lo que digo es que no soy tan pesimista como muchos de los artículos que estoy leyendo".

En octubre, el último informe de perspectivas económicas de la organización que dirige estimó que el crecimiento de España en 2011 sería del 0,7%, ligeramente por debajo de las previsiones del Gobierno español. Es algo que entonces hizo dudar a los responsables del Fondo de que se pueda conseguir el objetivo de reducción del déficit fijado por el Ejecutivo. Desde ese mes, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ha ido acelerando algunas reformas e introduciendo nuevas medidas para rebajar el gasto público y conseguir dejar el déficit en el equivalente al 6% del PIB. Strauss-Kahn se refirió también a la crisis del euro pero señaló que no ve ninguna razón por la que la moneda única no pueda sobrevivir a la actual situación.

Precisamente ayer, el FMI aprobó una línea de crédito de tres años por 22.500 millones de euros para Irlanda, de acuerdo con lo estipulado junto con la Unión Europea para su plan de rescate.

El BCE amplía capital por primera vez

El Banco Central Europeo acordó ayer en Fráncfort una ampliación de su capital en 5.000 millones de euros hasta los 10.760 millones de euros. Se trata de la primera ampliación aprobada por el emisor desde su nacimiento en 1999. El BCE justificó la decisión como respuesta "al aumento de la volatilidad en los tipos de cambios, en los tipos de interés, en el precio del oro así como en el riesgo crediticio. El movimiento coincide, sin embargo, con la intensificación del programa de compra de deuda pública de los países a los que se les ha disparado el tipo de interés (Irlanda y Portugal).