Tormenta en la Unión Monetaria

Moody's recela de las comunidades y pone en perspectiva negativa a España

La agencia de rating alude a futuros problemas de refinanciación regional.

Nuevo y preocupante aviso de la agencia de calificación Moody's, que ayer situó bajo perspectiva negativa la deuda soberana de España, actualmente fijada en Aa1. El anuncio suele ser el paso previo para una futura rebaja del rating. España ya perdió la máxima calificación crediticia en septiembre.

Entre los motivos para desconfiar de la solvencia de España, la agencia de rating destaca la dificultad que tiene el Gobierno central para controlar las finanzas autonómicas. De hecho, la capacidad de la Administración central para impedir que las comunidades registren un déficit por encima del previsto es limitada. Su máxima potestad pasa por prohibir nuevas emisiones de deuda cuando los Ejecutivos autonómicos se desvíen de los objetivos de estabilidad.

En cualquier caso, la influencia del Ejecutivo central sobre los Presupuestos autonómicos es reducida. En este sentido, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, reclamó sin éxito que el Gobierno impusiera un techo de gasto a las comunidades. Y mientras Moody's amenaza con rebajar el rating, la Comunidad Valenciana amplió ayer en 500 millones de euros el importe de la emisión de bonos dirigidos a minoristas tras haberse cubierto los 1.000 millones de euros de la primera emisión.

Las dudas de los mercados internacionales y de las firmas de rating acerca de las cuentas autonómicas son siempre elevadas debido a la falta de información y transparencia. Actualmente, no existen datos para conocer el grado de cumplimiento del objetivo de estabilidad. Con todo, el Consejo de Política Fiscal y Financiera celebrado en noviembre estableció que las comunidades, al igual que hace la Administración central, publiquen periódicamente la evolución de su saldo fiscal.

Más allá de la situación de las finanzas autonómicas, Moody's constata con preocupación el encarecimiento de la emisión de deuda soberana. Y cuanto más caro resulte colocar bonos y letras, más difícil será cumplir la consolidación fiscal fijada por el Gobierno que prevé rebajar el déficit hasta el 3% del PIB desde su nivel actual que ronda el 10%.

En definitiva, Moody's sostiene que las tensiones en el mercado dificultan la refinanciación, "no solo en términos de deuda soberana sino también para los Gobiernos regionales y los bancos". La agencia destaca que España necesitará captar en 2011 unos 170.00 millones de euros y los bancos españoles, "cuya capacidad de financiación depende en parte de la deuda soberana, deberán refinanciar en 2011 en torno a 90.000 millones". En cualquier caso, defiende que la fortaleza crediticia de España es superior a la de otros países comunitarios y no prevé que el gobierno precise de un rescate. Las dudas acerca de las finanzas públicas ilustran el desplome de ingresos desde que se inició la crisis. España es el tercer país de la OCDE que ha sufrido un mayor descenso de la recaudación tributaria en términos de PIB, según un informe publicado ayer por el organismo internacional.

Por otra parte, Moody's también puso bajo perspectiva negativa el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).