Pide un rápido acuerdo sobre la reforma del fondo de rescate permanente

Barroso afirma que los eurobonos "no son la solución"

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, ha reiterado hoy que los 'eurobonos', pese a ser una idea "interesante", no constituyen la solución para la crisis de deuda de la eurozona. Durao Barroso ha pedido a los líderes europeos que se concentren en soluciones de consenso que puedan activarse rápidamente.

Los grupos socialista, liberal y verde en la Eurocámara han reclamado a la Comisión que proponga la emisión de bonos conjuntos de los países de la eurozona por considerar que solo así se podrán reducir los costes de financiación para los Estados de la periferia y estabilizar el euro a medio plazo. La idea de los 'eurobonos' fue reactivada la semana pasada por Italia y por el primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, pero ha chocado de inmediato con el rechazo de la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, por lo que se descarta incluso que se vaya a discutir en la cumbre de líderes europeos que comienza este jueves en Bruselas.

"Los eurobonos en sí mismos son una idea interesante", ha dicho Barroso en una comparecencia ante la Eurocámara para preparar el Consejo Europeo, "pero estamos en una situación de crisis, y ya tenemos mecanismos financieros para afrontar esa crisis, como la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera. Todavía no hemos agotado estos mecanismos y pueden mejorarse y adaptarse mucho más rápido que cualquier alternativa, por muy interesante que sea", explicó.

"Es un momento para la acción inmediata. No matemos la idea para el futuro, pero concentrémonos en este momento en lo que pueda ser una solución para lograr el consenso entre los Estados miembros y pueda hacerse de forma rápida y decidida", ha resaltado. "Lo que no necesitamos es un concurso de belleza entre los líderes, una cacofonía de escenarios divergentes, o anuncios que no van seguidos de acción", ha criticado.

A su juicio, "hay una enorme voluntad política respaldando el euro" como se ha puesto de relieve en los rescates de Grecia e Irlanda. Pero la prioridad debe ser poner en marcha reformas para garantizar que esta situación no se repita en el futuro. En este sentido, ha pedido a los Estados miembros que prosigan con la consolidación fiscal, la limpieza de su sistema financiero y las reformas estructurales que aumenten el potencial de crecimiento.

También ha reclamado un rápido acuerdo sobre el nuevo sistema de sanciones para los países con déficit excesivo y ha destacado la importancia de que en la cumbre se decida sobre el fondo de rescate permanente que se pondrá en marcha a partir de 2013 para ayudar a los países con problemas para refinanciar su deuda y sobre la reforma del Tratado necesaria para darle cobertura.