En Suiza, Alemania, Dinamarca y Suecia, responsabilidad es compartida

El Gobierno estudia un modelo mixto, civil y militar, para el control aéreo

El Gobierno analiza los modelos de responsabilidad compartida, civil y militar, para la reforma de la gestión del control del tráfico aéreo, tras el plante de los controladores del pasado puente de la Constitución, que obligó a cerrar el espacio aéreo. Cuatro países europeos utilizan fórmulas en las que los controladores militares hacen también control comercial en turnos compartidos con sus colegas civiles.

Cuatro países europeos -Suiza, Alemania, Dinamarca y Suecia- aplican modelos mixtos, civiles y militares, para realizar el control del espacio aéreo y para establecer las vías de responsabilidad y dependencia de las autoridades de aviación. Fuentes cercanas al Gobierno han señalado que los Ministerios de Fomento y de Defensa estudian estos modelos con el fin de avanzar en una reforma de la aplicación de los recursos humanos disponibles para esta actividad en España que eviten situaciones de bloqueo por los controladores civiles, como las vividas en el puente de la Constitución.

Expertos en control del tráfico aéreo han explicado que en los cuatro países citados, con variaciones entre unos y otros, los controladores civiles y militares, especialmente aquellos que se dedican a ordenar el tráfico en ruta y en aproximaciones a los grandes aeropuertos, comparten físicamente las mismas dependencias. En varios casos los controladores militares, además de realizar el control específico de los aviones de guerra y gubernamentales, entran de modo cotidiano en los turnos de la navegación civil. Por ejemplo, si existen nueve sectores de navegación abiertos en un centro, uno de ellos lo sirve de continuado un turno de controladores militares, señalan.

En los modelos mixtos, la organización de los recursos humanos disponibles de cada centro y que se hace responsable de la continuidad y del buen funcionamiento del servicio se hace de modo solidario. La autoridad militar ordena y controla sus recursos y la civil los suyos, pero en caso de alteración de la normalidad no hace falta recurrir a a la vía de la "militarización, porque la autoridad militar sobre el servicio es ya un hecho", explican las fuentes citadas.

Centros compartidos

La aplicación de modelos de este tipo a la organización del control aéreo español, siempre según las fuentes citadas, "requeriría algunas modificaciones, pero no sería inviable a corto plazo".

Una reforma en este sentido se vería facilitada por dos hechos que ya son realidad a día de hoy. El primero, la participación de controladores militares españoles en el tráfico civil en ocho bases aéreas del Ejército que reciben vuelos tanto civiles como militares. El segundo, la ubicación juntos e controladores civiles y militares en el mismo edificio, aunque en salas separadas, en los cuatro centros principales del control en ruta que están repartidos por la geografía nacional (ver cuadro).

En sentido contrario, existe una circunstancia que dificulta la implantación de modelos mixtos. A fecha de hoy, los 280 controladores con funciones efectivas de control en ruta o en torre tienen la licencia que los habilita para ejecutar sus funciones en una situación de "alegalidad". Desde el año 2006 en el que la Unión Europea creó una licencia única de control aéreo que unificaba los requisitos de acceso a la profesión en todo su territorio, sin hacer distinción entre controladores civiles y militares, Bruselas ha dado varios plazos para que se "canjeen" las anteriores habilitaciones nacionales por la nueva.

El último plazo para la transformación de los títulos terminaba el 16 de octubre. Mientras Fomento ha dado el visto bueno para que el canje de los 2.400 controladores civiles sea efectivo, el Ministerio de Defensa no ha dado su preceptiva autorización, y tiene bloqueado el proceso.

Los controladores militares solicitan que se aclare su situación

Profesionales del colectivo de controladores militares envían desde hace un mes una carta a Defensa en la que, según un modelo estándar redactado por su asociación profesional Sodecta, piden aclaraciones sobre la situación de su licencia, toda vez que el pasado 16 de octubre terminó el plazo para que su antiguo título nacional, adscrito al Ejército, fuera canjeado por imperativo legal por la nueva habilitación de la UE.

En la misiva se señala que "transcurrido el periodo" para realizar el cambio "sin que se haya adoptado ninguna medida por parte de la autoridad militar que permitan el acomodo a este cuerpo legal de las funciones de control de tránsito aéreo general" piden que se aclare "la situación jurídica en la que se encuentra el que suscribe" y si ejerce de modo "irregular las funciones de controlador".

Ryanair pide el fin del derecho de huelga en transportes esenciales

Ryanair pide a la UE que elimine el derecho de huelga en servicios esenciales como los del control del espacio aéreo y reforme la normativa sobre los derechos de los pasajeros, tras recordar que durante el ejercicio de 2010 no solo ha sufrido los paros y el caos consiguiente en España, sino también en Bélgica y en Francia.

Durante todo el año y a causa de estas situaciones, la compañía irlandesa canceló unos 2.500 vuelos y unos 13.000 vuelos sufrieron retrasos, que afectaron a cerca de 2.500.000 pasajeros.

La compañía irlandesa, además ha anunciado que emprenderá acciones legales contra AENA, AESA (la agencia de seguridad español) y el sindicato de controladores USCA por las consecuencias de la paralización del tráfico aéreo que provocó la cancelación de unos 500 vuelos de Ryanair y afectó a 75.000 pasajeros.