EDITORIAL

Opacidad en Marsans

El concurso de Viajes Marsans presenta incógnitas que se esconden detrás de lo que lleva camino de ser un reprobable monumento a la opacidad. Los administradores concursales han elaborado un duro informe en el que denuncian que Posibilitumm, la sociedad vinculada a un bufete especializado en quiebras y reestructuraciones de empresas que se ha hecho con el grupo en concurso, se ha negado a facilitarles las escrituras de compraventa de Teinver y de la propia Viajes Marsans, las dos sociedades por medio de las que Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual controlaban la mayoría de las 117 empresas del grupo. Es solo la guinda de lo que parece un importante pastel. Porque tal opacidad no hace sino renovar las dudas en torno al desarrollo de la operación entre los citados empresarios y Posibilitumm.

La administración concursal acusa a Posibilitumm de agravar la situación de Marsans, explica que los nuevos directivos se autoconcedieron cuantiosos sueldos cuando el grupo estaba en situación crítica, denuncian "pasividad" ante decisiones importantes para mejorar la situación de Marsans y llegan a concluir que hay base suficiente para declarar el concurso como culpable. Solo con mucha más transparencia en el proceso se podrán despejar tantas dudas.