Crisis en la Unión Monetaria

El mercado quiere que Trichet frene la hemorragia de la deuda

El BCE debería anunciar un plan cerrado de compra de bonos.

Hay grandes expectativas depositadas en la comparecencia que efectuará hoy Jean-Claude Trichet a partir de las 14.30 (hora española). Y es que el mercado solicita unos mínimos al BCE. "Es fundamental poner la mascarilla de oxígeno al enfermo para mantenerlo vivo. Después, ya habrá tiempo para ponerle un tratamiento de largo plazo", señala Virginia Romero, de Ahorro Corporación.

Los expertos consultados señalan que lo primero que debe hacer el Banco Central es ampliar la barra libre de dinero para la banca o, al menos, no reiterar que las medidas extraordinarias terminarán en el primer trimestre de 2011. "Probablemente, retrase hasta su reunión de enero que se celebrará el día 13 el anuncio del fin de la estrategia de liquidez", indica en un informe Jens Sondegaard, de Nomura. Por supuesto, no se espera que toque el actual nivel de tipos de interés del 1%.

La segunda gran cuestión es que reactive la compra de bonos soberanos de países periféricos para hacer frente a los especuladores. Ayer, de hecho, el BCE adquirió bonos portugueses e irlandeses, según fuentes citadas por Bloomberg. Desde el 10 de mayo, cuando presentó esta medida para estabilizar los mercados, ha invertido unos 66.600 millones de euros en deuda pública. Pero en las últimas semanas las adquisiciones han sido mínimas: del 22 al 26 de octubre, las compras ascendieron a tan sólo 1.348 millones, cuando en los peores momentos de la crisis griega las adquisiciones semanales llegaron a los 16.500.

Cuando se anunció la medida hace unos seis meses, después de que estallaran las tensiones en el mercado de deuda pública a raíz de los problemas griegos, el BCE no puso una cifra encima del tapete. Se limitó a decir que haría lo "necesario" para estabilizar los mercados. "Llegados a este punto, es necesario que sea mucho más agresivo y que mencione una cantidad. Podríamos empezar a hablar a partir de los 200.000 millones de euros", sentencia la experta de Ahorro Corporación. Para influir de manera relevante en el mercado español, mucho mayor que el griego o el irlandés, se necesita inyectar mucho más dinero.

"Lo ideal sería no solo que comprara deuda pública, sino también de la banca. Tiene potestad para ello. Otra cosa es que se atreva a a hacerlo", indican desde el departamento de tesorería de una entidad española. Juan Ignacio Crespo, de Thomson Reuters, añade que debería ir más allá y vender CDS (protección contra el impago de deuda), un instrumento culpable de la inestabilidad del mercado de deuda, a juicio del experto.

Otros expertos desconfían de que el Banco Central, conociendo su historial, sea lo suficientemente intrépido. "Es probable que el BCE continúe con su programa de compra de bonos, pero no esperamos que lo incremente de forma sustancial", advierten desde Citi.

El Tesoro afronta una subasta crucial

Hoy a partir de las 10.30 (hora española) se conocerá el resultado de la subasta de bonos a tres años que efectúa el Tesoro español. Elena Salgado anunció el pasado viernes que, ante la inestable situación de los mercados, se reducirá el objetivo de colocación en las subastas de deuda venideras. Así, el Estado espera colocar hoy unos 1.750 millones de euros y sitúa el tope en 2.750 millones de euros.

La cantidad contrasta con otras subastas de deuda al mismo plazo realizadas en 2010, con un importe que se ha situado entre los 2.500 millones como mínimo y los 4.000 millones de euros como máximo.

El pasado 12 de octubre, el Tesoro colocó unos 3.216 millones con una demanda de 6.397 millones. El tipo de interés ascendió entonces al 2,55%, si bien la rentabilidad del bono a tres años se situaba ayer en el secundario por encima, en el 3,97%.

La lupa de los inversores

EUROBONOS La Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FEEF) emitirá hasta 8.000 millones de euros en bonos en enero, para reunir la ayuda para Irlanda, según anunció ayer el presidente del organismo Klaus Regling, según recoge Bloomberg. Barclays Capital considera, además, que el FEEF necesitará recursos adicionales por unos 100.000 millones de euros (fue dotado con hasta 440.000 millones).

RENDIMIENTOS Después de que el rendimiento del bono español a 10 años se disparara el martes hasta el 5,67% desde el 4,5% de mediados de noviembre, ayer los inversores se decantaron por las compras. El precio, que se mueve de forma inversa a la rentabilidad, se disparó y rebajó la rentabilidad hasta el 5,281%. La prima de riesgo también se moderó desde cerca de los 300 puntos básicos, hasta los 249,4.

COLOCACIONES El Tesoro alemán colocó ayer 4.130 millones de euros en bonos a cinco años, frente a las peticiones por 4.550 millones. Los inversores reaccionaron de forma positiva tras conocerse estos datos, pese a que el interés de la deuda se situó en el 1,73%, por encima del 1,65% que prometió en noviembre. Portugal, por su parte, vendió 500 millones de letras a un año, con una demanda de unos 1.250 millones.