Santiago Herrero. Presidente de CEA y candidato a la presidencia de CEOE

"Aspiro a liderar una candidatura única"

Apuesta por una renovación de la patronal y cree que ahora él es el candidato mejor situado.

"Aspiro a liderar una candidatura única"
"Aspiro a liderar una candidatura única"

Herrero (Sevilla, 1947) dirige la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) y es vicepresidente de CEOE desde 2002. Intentó disputar la presidencia a Díaz Ferrán en 2006 y acude a las elecciones convencido de que es el candidato mejor situado. "Aspiro a liderar una candidatura única", advierte.

En las anteriores elecciones a CEOE perdió por nueve votos a dos frente a Díaz Ferrán, ¿cree que ahora cuenta con más apoyos?

Me mantengo en las decisiones, procuro ser coherente y el tiempo suele darme la razón. Si no creyera que mi candidatura tuviera alguna opción, no me hubiera presentado. Estoy con muchísima ilusión, no sé si me espera, pero creo que en estos momentos soy el candidato con más posibilidades.

En los últimos días se han desatado los rumores sobre una posible integración de Jesús Banegas en su candidatura o el apoyo de CEIM a su programa, ¿qué hay de cierto en ellos?

Cuando hay tanto tiempo entre una decisión y el proceso final se da lugar a muchas especulaciones. A medida que se vaya acercando el día 21, los candidatos van a jugar con una ambivalencia en su posición en función de sus intereses, que deberán ir disipando. Creo que no merece la pena estar en esos debates cuando hay tanto que hacer hasta el día 21.

¿Cuál es el escenario más probable para esa fecha: varias candidaturas o una única?

La candidatura única es un escenario posible. Con esa premisa estoy trabajando para ser el eje y liderar una candidatura única, pero sin tener miedo a un proceso abierto. Los dos son procedimientos democráticos.

En un primer momento no cuenta con el apoyo de las asociaciones territoriales o sectoriales con mayor número de votos, ¿eso no le resta posibilidades a su candidatura?

No. La aritmética electoral es muy aleatoria porque nadie pesa lo suficiente desde el punto vista cuantitativo. Entre los votos de la CEA y las organizaciones andaluzas suman 45 votos, que son los mismos que tienen CEIM o Fomento, las que más pesan. En una composición de 819 electores, secreta y no delegable, todo voto es importantísimo. Hay que trabajar uno a uno.

¿Qué modelo es el que propugna en su programa para CEOE?

CEOE ha tenido a lo largo de su historia modelos de presidencia representativos o profesionales. No soy de los que estereotipan los modelos, pero considero que ahora toca uno profesional. Creo que la CEOE tiene que adaptarse a una economía global, a una crisis económica y al siglo XXI. Y eso comporta como en las empresas, un plan de viabilidad que tenga como principales objetivos recuperar la credibilidad y el prestigio que en estos momentos no se tiene, que marque objetivos a medio y largo plazo y que siente las bases para recuperar beneficios y clientes. A mí siempre me ha gustado comparar CEOE con una empresa.

Además, la patronal se ha convertido en un entramado organizativo complejo y amplio con una gran prestación de servicios. Ahora hay que empezar el debate interno para hacer un diagnóstico sobre la eficiencia en la prestación de los mismos.

"El diálogo no puede frenar las reformas"

La presión de los mercados es brutal para que el Ejecutivo acelere las reformas, ¿cuál cree que debe ser el plan a seguir?

Quién tiene la responsabilidad de gobernar tiene la obligación de buscar soluciones. El Ejecutivo no debe servirse de excusas como el dialogo o el consenso para frenar las reformas. Los problemas económicos son muy graves y el Ejecutivo debe afrontar la solución. El ciudadano también valorará esas decisiones en las elecciones de 2011 y 2012.

La primera de esas reformas es la de las políticas activas de empleo, ¿está de acuerdo con la propuesta del Ejecutivo de reforzar la protección al desempleo?

Creo que la excesiva protección al desempleo desincentiva el empleo y es una verdad estadística que ha molestado: los parados en España solo buscan empleo en los dos últimos meses de la prestación. Las políticas activas si se dotan de fondos de formación se van a convertir en un pseudo subsidio, contribuyendo cada vez más a desincentivar el empleo. Esa frase me ha costado alguna crítica, pero yo no hablo para que me aplaudan los sindicatos o la izquierda.

Otro de los asuntos pendientes es la negociación colectiva, ¿cree que habrá acuerdo antes de marzo?

La negociación introduce inflexibilidad en las decisiones empresariales. Y eso hay que corregirlo. La reforma laboral ya permite descolgarse de cualquier convenio, aunque el ámbito es limitado, el proceso es lento y la seguridad jurídica aún es escasa.

Sin embargo, la reforma que más urge es la de las pensiones, ¿por dónde cree que pasa el nuevo modelo?

La mejor reforma del sistema de pensiones es el empleo. Si crece el empleo, las cuentas de la Seguridad Social gozarán de buena salud y el sistema será viable.