Pese a ser diferente a Irlanda y Grecia

Malo de Molina teme que España sufra dificultades en los mercados

El director general del Banco de España, José Luis Malo de Molina, ha advertido de que España podría atravesar dificultades en los mercados por su dependencia de la financiación externa, a pesar de que su economía no presenta las mismas debilidades que las de Irlanda o Grecia, países que han tenido que ser rescatados por la UE.

El director general del Banco de España, José Luis Malo de Molina
El director general del Banco de España, José Luis Malo de Molina

"En la situación actual de contagio, lo que ocurre es que, aunque la economía española no tiene ninguno de los elementos de fragilidad que tiene la griega y la irlandesa, la mera expectativa de los mercados puede crear dificultades a su financiación", dijo Malo de Molina al término de unas jornadas de banca organizadas por el IESE y Ernst & Young.

Malo de Molina recalcó que la dimensión de los problemas de España es diferente a la de los países que han estado en primera línea de la crisis soberana, pero que en los mercados las expectativas a veces se cumplen.

"Cuando hay fenómenos de sospecha y contagio, las economías que tienen problemas, aunque de otra magnitud y naturaleza, pueden llegar a ser víctimas de procesos, porque en los mercados financieros las expectativas a veces son profecías autocumplidas", dijo el responsable del instituto emisor español.

En este sentido, advirtió de que "para España, que tiene dependencia de captación de recursos del exterior, el proceso puede llegar a ser peligroso", e instó a las autoridades para que "reaccionen como en mayo" cuando actuaron con decisión en cuanto a la adopción de medidas para la reconducción de las finanzas públicas.

El director general del Banco de España abogó por que todos los agentes económicos muestren a los mercados que están decididos a salir de la situación de duda mediante la energía y la claridad en las reformas estructurales. "Está el catálogo y las instrucciones, el avance puede permitir salir del terreno de las expectativas en el que nos movemos", enfatizó.

Malo de Molina descartó la necesidad de que España necesite un rescate, pero aclaró que en el caso hipotético de requerir un plan de salvamento, el tamaño del país no tendría por qué ser un inconveniente. "La importancia sistémica de España en el área del euro refuerza los incentivos para que el resto de países estén dispuestos a ayudar en caso de que fuera necesario", consideró.