En la compra de acciones de Metrovacesa

Joaquín Rivero defiende que no ha utilizado información privilegiada

El empresario y ex presidente de Metrovacesa Joaquín Rivero rechaza haber usado información privilegiada y confía en que así quede demostrado.

El empresario y ex presidente de Metrovacesa Joaquín Rivero rechaza haber usado información privilegiada y confía en que así quede demostrado, al tiempo que asegura que el beneficio que le atribuye la querella de la Fiscalía Anticorrupción es un "mero cálculo teórico".

"Ninguna de las operaciones a las que se refiere la información publicada tiene nada que ver con un supuesto uso de información privilegiada, y así se demostrará oportunamente", indica Rivero en un comunicado.

"No es posible abusar del conocimiento de lo que uno mismo hace", añade respecto a la querella que ha presentado en su contra la Fiscalía Anticorrupción por la comisión de un presunto delito de abuso de información privilegiada en la compra en 2005 a través de distintas sociedades de acciones de la inmobiliaria que entonces presidía.

En cuanto al beneficio de 2,80 millones de euros que, según la querella, obtuvo con dichas operaciones, Joaquín Rivero indica que "es sólo un beneficio meramente supuesto, un mero cálculo teórico", que además "arroja una importante pérdida" en comparación a la actual cotización de Metrovacesa.

"El supuesto beneficio calculado por la Fiscalía es simplemente la diferencia entre los precios de la acción entre dos momentos determinados; cualquier cálculo que se haga con referencia al precio actual, lo que arroja es una pérdida importante en el patrimonio", explica el empresario.

En su comunicado, Rivero considera que la querella se refiere a un "asunto muy antiguo" que confía en que "quede pronto completamente aclarado".

El empresario indica que todas las compras que hizo "en la época se explican como parte de la disputa entonces existente por el control de Metrovacesa". "Fueron compras cuya lógica era, exclusivamente, aumentar la participación de Metrovacesa y, por lo tanto, compras hechas con total vocación de permanencia", explica. GUERRA DE 'OPAS' CON SANAHUJA.

"Joaquín Rivero no disminuyó su participación en Metrovacesa, sino todo lo contrario, la aumentó sustancialmente, desde el porcentaje inferior al 5% que tenía entre noviembre de 2005 y septiembre de 2006, hasta el 19,3%, todo ello dentro de la batalla accionarial con el grupo Sanahuja que finalizó con el acuerdo de separación, por el que transformó sus acciones de Metrovacesa en acciones de Gecina, donde actualmente tiene un 16%", relata el comunicado.

Así, concluye que "el supuesto beneficio al que hace referencia la nota de la Fiscalía es sólo eso, un beneficio meramente supuesto, un mero cálculo teórico".

En cuanto al "preacuerdo" de compraventa de acciones entre Luis Portillo, Rivero y Román Sanahuja, la "pretendida información privilegiada según la Fiscalía", Rivero atribuye el hecho de que se hiciera público cuatro días después (el 30 de diciembre de 2005) a una "simple descoordinación relacionada con las fechas navideñas.

Además, indica que informó "de inmediato a Metrovacesa del preacuerdo alcanzado por si tenía que ser comunicado como hecho relevante, lo que tenían que decidir los responsables correspondientes dentro de la empresa".

"En todo caso, en dicho preacuerdo participó directamente el propio Joaquín Rivero a título personal. No es posible abusar del conocimiento de lo que uno mismo hace", añade.

Asimismo, el empresario "lamenta especialmente" la "mera referencia" que la querella de Anticorrupción realiza sobre la posibilidad de que ciertos movimientos de fondos resultarían "compatibles con posibles conductas de blanqueo de capitales", referencia que considera un "despropósito".

Por último, Joaquín Rivero manifiesta su "sorpresa y contrariedad por haber tenido conocimiento de la querella a través de los medios de comunicación".