Pretende compensar la caída de negocio

La banca comienza a encarecer el precio del crédito y de las comisiones

Bancos y cajas creen que ha llegado la hora de incrementar el precio de los créditos y las comisiones. La caída del negocio y el cada vez más elevado coste al que tienen que captar la liquidez para financiarse justifican estas subidas, según las instituciones. Varias entidades empezaron a encarecer el coste de los préstamos hace algunos meses. Otros esperan a 2011.

Las recetas para las enfermedades más comunes prácticamente no cambian. Para ganar eficiencia hay que reducir costes, y el cierre de oficinas y el recorte de plantilla suelen ser las vías más recomendadas.

Ahora la banca, además de bajar costes para mejorar su eficiencia, debe recomponer en lo posible su cuenta de resultados maltrecha por la situación económica española, que ha derivado en una subida de la morosidad, un menor negocio bancario y en un mayor encarecimiento de la liquidez.

Y para ello, una de las soluciones más comunes es encarecer los créditos y las comisiones. Varios bancos y cajas consultadas aseguran que desde junio, coincidiendo con la sequía de los mercados para obtener liquidez, comenzaron a incrementar el precio del crédito y de algunas comisiones. Pero tras esta primera subida de los diferenciales, han optado por no modificarlos más hasta el próximo año, ejercicio en el que la mayoría de las entidades consultadas defienden nuevos aumentos.

Eso sí, todos aseguran que crecerán aún más las discriminaciones entre clientes buenos y menos buenos a la hora de aplicar un precio u otro. En la actualidad la media bancos y cajas aplican un diferencial de entre el 0,75% y el 1% en el crédito hipotecario, y de entre el 5% y el 6% en el destinado a pymes. "Estos diferenciales subirán. Estamos seguros. Pero también es verdad que a los clientes buenos se les aplican y se les aplicarán unos diferenciales menores. Todos luchamos por conseguir captar a estos clientes, y éstos serán los que obtengan sustanciales ventajas de la feroz competencia entre entidades", coinciden dos directivos de bancos medianos.

"Es insostenible a largo plazo captar a tipos altos y prestar con diferenciales bajos, como si el dinero siguiera siendo barato", afirma otro directivo de una importante entidad financiera.

Otro ejecutivo de una caja de ahorros añade que su entidad lleva ya unos meses modificando al alza el precio de sus créditos. "Es imposible que una pyme o un cliente particular pueda obtener un crédito al 5% o 6% en el primer caso, y en un 2,5% o 2,65% de media para un préstamo hipotecario, mientras que nosotros nos tenemos que financiar a tipos del 4% de media. Bien vía depósitos, bien a través de emisiones. Además, a este coste le tenemos que aplicar el gasto de transformación", alega.

Otro argumento que esgrime la banca para subir el precio del crédito es que, pese a pagar elevadas primas de riesgo por emitir, el mercado sigue cerrado, y solo se abren algunas ventanas para algunas entidades "y es un suicidio emitir a tipos del 6% o más", se queja otro banco. Luego añade que la barra libre del BCE para obtener liquidez al 1% tiene un límite "y tanto el propio Banco Central como el Banco de España están pidiendo que reduzcamos la dependencia al Eurosistema".

Otra justificación para encarecer el precio de los préstamos el próximo año es que la "calidad del riesgo ha empeorado de manera clara en los últimos años, con lo que los diferenciales deberían ser mayores", insiste un directivo. La fortísima competencia hace, no obstante, más difícil subir los precios tanto del crédito como de las comisiones. Pero algunas entidades aseguran que es preferible perder cuota a perder margen. "Creemos que ha llegado la hora de proteger más los márgenes", sentencia un ejecutivo.

La guerra del pasivo supondrá para la banca una pérdida de ingresos en margen de intereses de 7.000 millones este año, según BBVA.

El beneficio no se mueve desde julio

El conjunto del sistema financiero que opera en España -sin contabilizar las filiales extranjeras- cerró los nueve primeros meses con un beneficio neto de 7.597 millones de euros, lo que supone una caída del 43,32% sobre el mismo periodo del año anterior, según datos del Banco de España. Al margen del desplome de los resultados, llama la atención que en los últimos tres meses -julio, agosto y septiembre- los beneficios agregados de bancos, cajas, cooperativas de crédito y establecimientos financieros hayan aumentado solo 45 millones, hasta situarse en 7.597 millones de euros.

Los peores resultados los registran los establecimientos financieros, dedicados al crédito al consumo. Estas entidades continúan arrastrando números rojos. Las pérdidas suman 172 millones. Un año antes éstas fueron de 176 millones. Los establecimientos financieros llevan desde febrero de 2009 con números rojos.

El resultado de las cajas cae un 55,3% -solo entidades individuales-. Sus ganancias suman a septiembre 1.790 millones. En los meses de mayo y junio sus beneficios se estancaron en 1.742 millones, para descender a 1.712 millones en agosto, y remontar ligeramente un mes después. La actividad de los bancos en España sigue también en descenso, lo que se refleja en sus ganancias, que disminuyen un 37,2%, al contabilizar 5.704 millones. Las cooperativas de crédito tampoco se libran de la caída. En este caso, el desplome de sus resultados es del 41,15%, con 256 millones de euros de ganancias.

El cada vez mayor deterioro de los resultados de la banca está provocando que las entidades al preparar su estrategia y presupuestos para 2011 contemplen la subida del precio del crédito y de las comisiones.