El Gobierno irlandés niega que la situación de la banca sea grave

Irlanda trabajará con la misión conjunta del FMI y la UE

Irlanda trabajará de forma conjunta con la delegación de la Unión Europea y el FMI a partir de este jueves en las medidas inmediatas para ayudar a su sector bancario, un proceso que podría conducir a un rescate financiero que hasta el momento Dublín se ha negado a pedir. El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn, ha asegurado tras la reunión de los ministros de finanzas de la UE que "las autoridades irlandesas se han comprometido a intensificar las negociaciones técnicas que comenzaron hace algún tiempo con la CE, el BCE y el FMI a fin de fijar el mejor modo de facilitar cualquier apoyo para abordar los riesgos del mercado, especialmente en lo referente al sector bancario".

El presidente del Fondo Europeo de Rescate, el alemán Klaus Regling, el presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn
El presidente del Fondo Europeo de Rescate, el alemán Klaus Regling, el presidente del Eurogrupo y primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, y el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn

A salida de la reunión de los ministros de finanzas de la UE, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, ha asegurado que "las autoridades irlandesas se han comprometido a intensificar las negociaciones técnicas que comenzaron hace algún tiempo con la CE, el BCE y el FMI a fin de fijar el mejor modo de facilitar cualquier apoyo para abordar los riesgos del mercado, especialmente en lo referente al sector bancario".

Preguntado sobre la posibilidad de que el plan de rescate incluyera una parte dedicada a la banca irlandesa, Rehn ha dicho que "aunque hubiese un programa de la UE y el FMI, este se ejecutaría por el gobierno de Irlanda, incluso aunque el principal acento estuviese en la reestructuración del sector bancario".

Las palabras de Rehn pretenden poner fin a la especulación sobre la posibilidad de que Irlanda haga uso de la ayuda europea para reestructurar su sector bancario pero no sus arcas públicas, con el objetivo de evitar el duro programa de condiciones asociado a este tipo de ayudas.

"Por supuesto, en este tipo de programas siempre tienes condiciones fiscales y económicas", explicó Rehn.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha comentado que la UE no estaba presionando a Irlanda para aceptar un paquete de ayudas. "Antes de adoptar cualquier postura, deberíamos estudiar la situación. Esta fue la conclusión de la reunión de ayer. Este es el propósito de las conversaciones que están teniendo lugar ahora mismo", dijo Barroso, quien añadió que "no estamos presionando a Irlanda".

Los ministros de Finanzas de la zona euro acordaron ayer noche que un equipo de la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo (BCE) viaje a Irlanda el jueves para examinar allí las medidas que podrían ser necesarias si Dublín decide buscar ayuda.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, enfatizó que la misión analizaría que tipo de ayuda podría necesitar su país, aunque rechazo nuevamente que el Gobierno esté negociando un rescate. "En lo que queremos concentrarnos ahora, durante los próximos días, es en sentarnos y ver que tipo de asistencia se puede dar para asegurarnos de que estos asuntos puedan ser manejados adecuada y apropiadamente bajo las circunstancias actuales", dijo Cowen al Parlamento.

"El Gobierno no se ha cuestionado (...) una negociación de un rescate", dijo, añadiendo que consideraba peyorativo el término "rescate".

El ministro de Finanzas irlandés, Brian Lenihan, aseguró que sus colegas de la zona euro habrían elogiado su estrategia para reducir el presupuesto a cuatro años en 15.000 millones de euros, que espera poder dar a conocer la próxima semana, sugiriendo que no ve necesario nuevos ajustes fiscales.

Pero admitió que el sector bancario necesita mas ayuda. "Nuestra política presupuestaria tiene toda la confianza entre nuestros colegas europeos. Pero en relación a la banca, las medidas tomadas hasta la fecha requieren una ayuda adicional", afirmó.

En una señal de que los mercados financieros no se vieron sorprendidos por la decisión de Dublín de rechazar la ayuda por el momento, la prima que demandan los inversores para optar por la deuda de Irlanda en lugar de comprar bonos alemanes se elevó a cerca de su récord en 595 puntos básicos.

Lenihan descartó que Irlanda debiera elevar su bajo impuesto a las empresas del 12,5% para reducir su deuda. Los países con mayores tributos, como Reino Unido, ven la tasa impositiva irlandesa como una competencia desleal. "Obviamente nuestra tasa de impuesto corporativo es segura", afirmó.

La ministra de Economía de Francia, Christine Lagarde, declaró que la misión que examinara a los bancos irlandeses debiera ser vista en un contexto más amplio, no sólo como un plan para asistir a los bancos. "Irlanda es nuestro vecino mas cercano y está dentro de los intereses de Reino Unido que la economía irlandesa sea exitosa y tengamos un sistema bancario estable", dijo el ministro de Finanzas británico, George Osborne.

Por su parte, el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, ha asegurado la disposición de la UE para ayudar a Irlanda. "Confirmo que estamos listos para actuar. En este caso hay una diferencia notable respecto al griego, porque ahora disponemos de los instrumentos para hacerlo. No necesitamos debatir... nuevas herramientas. Tenemos las herramientas para dar respuesta si es que recibimos la cuestisn".

El fondo de rescate europeo cuenta con el apoyo de Londres

Klaus Regling, el consejero delegado del fondo de rescate europeo (Facilidad Europea de Estabilidad Financiera) ha asegurado que Reino Unido tendrá un papel en el posible rescate de Irlanda.

Según ha asegurado, en el fondo sólo participan los 16 países de la zona euro, pero Reino Unido tiene muy claro que debe estar en la operación para auxiliar a Irlanda.