Foro CincoDías

Las ayudas sociales irán ligadas al margen presupuestario

No caben aportaciones adicionales al Presupuesto de 2011", sentenció ayer la ministra de Economía y Hacienda y vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado. Preguntada por una posible prórroga de la ayuda de 426 euros a los desempleados que agotaron sus prestaciones, Salgado despejó cualquier duda: los subsidios estarán vinculados a un margen en las cuentas nacionales.

Así, será la horquilla presupuestaria la variable "fundamental y principal" en la ecuación del gasto destinado a los Servicios Públicos de Empleo Estatal en 2011. La titular de Economía reveló que el Ministerio de Trabajo estudia tres condiciones para llevar a término una prórroga del programa, matizando así las palabras del titular de la cartera, Valeriano Gómez, realizadas el día anterior en las que daba por hecho la nueva ayuda. En primer lugar, el principio "marco" del presupuesto. En segundo lugar, una evaluación de los resultados de esta prestación, y por último, la incorporación de mejoras en la ayuda.

La prórroga de seis meses del programa temporal de protección por desempleo o inserción (Prodi) más allá de su fecha de caducidad en enero de 2011 dependerá, por tanto, de la conjugación de estos tres factores. Y es que la vicepresidenta económica enarboló la bandera de la frugalidad de cara a ganarse la confianza de los mercados.

"Austeridad, reformas, sin olvidar la cohesión social", son los tres ingredientes principales de la receta del Ejecutivo para obtener el beneplácito de los inversores foráneos. En ese sentido, Salgado se refirió también a la reforma del sistema de pensiones: un elemento, en su opinión, "esencial".

A su juicio, la pirámide de la población actual hace "insostenible" el sistema de pensiones de cara a un futuro próximo. Siguiendo este argumento, Salgado apuntó que de 2004 a 2011, el peso de las pensiones en las arcas públicas aumentó de 74.000 a 112.000 millones de euros. Un crecimiento "superior al experimentado por el PIB y por el IPC".

El equipo económico del Ejecutivo cree necesario elevar el periodo de cálculo de las pensiones cuyo cómputo está basado en 15 años de cotización. "Cuanto más tiempo se tenga en cuenta, mejor. En este momento, 16 años mejor que 15, 17 mejor que 16, 18 mejor que 17 y 19 mejor que 18", afirmó Salgado. La ministra aseguró que se avanzará todo lo posible en esa dirección y añadió que el Gobierno mantiene su propuesta de elevar la edad de jubilación de 65 a 67 años. No obstante, recalcó que el Ejecutivo buscará "el máximo consenso de los agentes sociales" para cualquier modificación se lleve a acabo.

La ministra hizo también referencia a la "preocupante" tasa de paro. Salgado achacó el dato de desempleo "al estallido de la burbuja inmobiliaria y al mal funcionamiento del mercado laboral". Este último elemento ha sido el objetivo que el Gobierno buscó paliar mediante la controvertida reforma del mercado laboral. Y en ese sentido, la ministra defendió las reformas efectuadas: "de agosto a septiembre la tasa de los contratos de conversión -de temporales a indefinidos- aumentó del 17% al 26%", expuso Salgado.

Mercado de trabajo "Para lograr acuerdos es necesaria la paz social"

"Con movilizaciones no se consigue nada. Es necesario un clima de paz y de consenso para alcanzar acuerdos". Esa fue la respuesta de Salgado ayer a la promesa de los principales sindicatos, CC OO y UGT, de caldear este otoño. La ministra de Economía quiso recalcar, además, un mensaje contundente sobre el asunto: "la reforma laboral está en vigor". A su juicio, el objetivo de los agentes sociales pasa ahora a un siguiente nivel: el diálogo sobre la negociación colectiva. En este sentido, Salgado apuntó que patronal, sindicatos y Gobierno deberán ponerse de acuerdo ahora para mejorar la competitividad. El cómo será mediante "la reducción del coste laboral unitarios y la moderación salarial", afirmó Salgado. Con todo, la titular de Economía dejó claro que el Ejecutivo buscará el máximo consenso entre los agentes sociales para lograrlo.

Empleo público. No habrá despidos de nuevos funcionarios

Los funcionarios públicos no se someterán a las reglas de juego del sector privado. La ministra de Economía consideró que "no tiene sentido" la propuesta realizada por, Isak Andic, presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), de poder despedir a los nuevos empleados públicos siguiendo los parámetros de la empresa privada. Elena Salgado sí defendió, en cambio, la medida de ajuste del Gobierno de recortar el salario de los funcionarios. Una decisión que, a su juicio, se basa en la magnitud de estas cifras con cargo en los Presupuestos Generales. A su vez, Salgado criticó la petición del PP de recortar 1.500 millones en gasto corriente en una partida que supone 3.000 millones.