Aboga por llegar a un acuerdo en la reforma de pensiones

Rubalcaba insta a recuperar el diálogo social para el desarrollo de la reforma laboral

Alfredo Pérez Rubalcaba ha estrenado esta mañana su nuevo cargo de vicepresidente primero ante un grupo de empresarios con un discurso centrado en la economía. Rubalcaba ha pedido a empresarios y sindicatos que se acelere el diálogo social para el desarrollo de la reforma laboral.

El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, momentos antes de pronunciar la conferencia de apertura del XIII Congreso de la Empresa Familiar
El vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, momentos antes de pronunciar la conferencia de apertura del XIII Congreso de la Empresa Familiar

El vicepresidente primero y portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha instado a confiar en la capacidad de España para salir de la actual coyuntura económica y ha apelado a la austeridad, las reformas y la cohesión social como los tres elementos claves que conforman la "ecuación" que conducirá al crecimiento y a la recuperación económica.

También ha confiado en recuperar el diálogo social, entre otras cosas, para el desarrollo de la reforma laboral, porque son los empresarios y los sindicatos los que van a tener que aplicarla.

Pérez Rubalcaba ha destacado que "una reforma pactada es mucho mejor que una reforma impuesta" y ha admitido que las relaciones con los sindicatos "no atraviesan su mejor momento". De hecho, cree que todavía sigue la "resaca" de la huelga general, pero confía en "superar esta dificultad" y retomar el diálogo para los desarrollos de la reforma.

"Los últimos datos de ejecución presupuestaria nos indican que el objetivo de déficit para este año se va a cumplir", remarcó durante su intervención en el XIII congreso del Instituto de Empresa Familiar, que se inició hoy en Santander.

En su primera intervención como vicepresidente primero ante los empresarios, Rubalcaba (que fue invitado hace dos meses por ser oriundo de Cantabria) asumió el discurso del Ejecutivo tras la última crisis de Gobierno, en el que trata de combinar el esfuerzo de consolidación fiscal con la protección del Estado de Bienestar (el 58% de los Presupuestos Generales del Estado se dedican a gasto social) . "No vamos a salir solos de la crisis y no vamos a salir haciendo lo mismos", apuntó Rubalcaba, quién aseguró que España ya ha hecho parte de los deberes, pero que aún le quedan cosas por hacer. "Estamos dispuestos a aceptar nuestros compromisos de ajuste y si hay desequilibrios, habrá que actuar", apuntó el vicepresidente primero, dejando, al igual que la ministra de Economía, Elena Salgado, la puerta abierta a futuros recortes si las previsiones, tal y como prevén la mayoría de los expertos y servicios de estudios, no se cumplen.

Rubalcaba calificó de "positiva" la reforma laboral en la medida que introduce mecanismos de flexibilidad para reducir los elevados niveles de temporalidad y los costes del empleo, a través del contrato de fomento del empleo de 33 días. "Ambos elementos servirán para que el ajuste no se haga, como en los dos últimos años, sólo por la vía del empleo, ya que ofrecerá posibilidades de reducciones horarias o de activación de claúsulas de descuelgue", señaló.

Asimismo, Rubalcaba pidió a los grupos políticos que alcancen un acuerdo para emprender la reforma del sistema de pensiones dentro de las negociaciones del Pacto de Toledo y al Partido Popular un pacto energético para los próximos 25 años. "Ojalá que el acuerdo del Pacto de Toledo sobre las pensiones acabe en un proyecto de Ley", afirmó.