El debate presupuestario

Rajoy denuncia la opacidad del pacto con los nacionalistas

El PP se presenta como aliado de las clases medias

A Mariano Rajoy no le hizo falta ayer hurgar en las tripas de los Presupuestos para descalificarlos. Le bastó con denunciar la opacidad con la que el Gobierno ha pactado con el PNV el apoyo nacionalista al proyecto de ley y con desbaratar los latiguillos con los que la vicepresidenta económica intentó defender las cuentas estatales del año que viene. "Estos Presupuestos ni son sociales ni austeros ni fiables, anuncian más paro, más deuda, más impuestos, más recortes sociales y menos inversiones", sentenció el líder del PP.

Especialmente sospechoso es, a juicio de Rajoy, que a estas alturas todavía se desconozca la letra del acuerdo firmado por el Gobierno con los nacionalistas vascos. En cualquier caso, abundó, "es un misterio" que las transferencias que en su día se le negaron al Gobierno vasco, ahora se pacten con el PNV "a espaldas del lendakari López".

Elena Salgado le replicó recordando que en los pactos que el propio Rajoy selló con el PNV en 1996 siendo titular de Administraciones Públicas, ocultó la autorización para que Euskatel se convirtiera en el segundo operador de telefonía móvil en el País Vasco. La fuente procede del senador Iñaki Anasagasti, pero Rajoy negó haber estado en aquella reunión.

Poco antes de conocerse la ruptura del acuerdo de gobierno que el PP y Coalición Canaria mantienen en las islas, Rajoy recordó que Zapatero ha incumplido también el llamado 'plan Canarias', que comprometía inversiones por valor de 2.500 millones anuales durante una década.

Rajoy hizo del aumento de impuestos otro de los ejes de su discurso para defender su enmienda de totalidad a los Presupuestos. El aumento de la carga impositiva que encierran las cuentas del año que viene "castigan muy especialmente a las clases medias", señaló el líder del PP. La eliminación de la deducción por vivienda para las rentas superiores a 24.000 euros, añadió Rajoy, será contraproducente y supondrá un aumento de más de 1.350 euros a toda las familias de rentas medias que compren una vivienda habitual.

El jefe de la oposición puso cuidado en desmontar los argumentos que han llevado al Gobierno a presentar estos Presupuestos como los más "sociales" de los últimos años. Rajoy pulsó varias teclas: reducción del 8,4% en el gasto en servicios sociales, del 19% en políticas de vivienda, del 8% en sanidad y educación y del 5% en dependencia.

"Ustedes tienen una mentalidad de náufragos y no lo ven porque sólo piensan en sobrevivir", le espetó a Salgado.