El rescate ha costado más de 14 millones

Las empresas que salvaron la vida a los '33 de Atacama'

Papel clave de Codelco, Abengoa, la Armada chilena y filiales de las grandes mineras.

Las empresas que salvaron la vida a los '33 de Atacama'
Las empresas que salvaron la vida a los '33 de Atacama'

Se abrazan. Sonrisas. Aplauden. Grandes!!! Organiza rescate explica y pronto. Se viene Florencio". Este es el mensaje entrecortado y emocionado que el ministro de Minería chileno, Laurence Golborne, escribió en su Twitter en el momento en el que se completó el rescate de Florencio Ávalos, el primero de los 33 mineros atrapados durante 69 días a 629 metros de profundidad en la mina San José, en la región de Atacama (Chile).

La operación para sacar a los mineros de su encierro ha sido elogiada como un ejemplo de organización y de aplicación de las tecnologías más avanzadas posibles. Algo que ha podido convertirse en realidad gracias a la implicación no sólo del Gobierno de Sebastián Piñera sino de un grupo significativo de empresas que han aportado medios humanos y materiales.

El papel clave de Codelco

Codelco asumirá el 75% de los más de 14 millones que ha costado el rescate

El papel clave lo ha desempeñado Codelco, el gigante minero público de Chile. La empresa ha liderado la operación de rescate y ha coordinado las actividades de todos los implicados bajo la dirección de Andrés Sougarret, uno de los ingenieros principales de la compañía.

El alquiler de maquinaria y equipos de todo tipo (desde los relacionados con comunicaciones hasta las grandes perforadoras o las sondas) han llevado al consejo de administración de Codelco a aprobar una partida extraordinaria de 15 millones de dólares (10,7 millones de euros) para hacer frente a los gastos.

Las estimaciones actuales apuntan a que el coste total de la operación rondará los 20 millones de dólares (14,3 millones de euros), incluida la participación de las mineras privadas y el resto de empresas del operativo.

Compañías que han tenido una labor relevante, como Terraservice, especializada en perforaciones y responsable de la sonda que encontró a los mineros con vida a finales de agosto. O Abengoa, cuya filial chilena (que mantiene un contrato con Codelco) ha sido la encargada de las llamadas palomas, los envases en los que los mineros han recibido alimentos, bebida y medicinas durante sus más de dos meses de cautiverio.

La cápsula por la que han ido saliendo los atrapados ha corrido a cargo de los técnicos de los Astilleros y Maestranzas de la Armada chilena (Asmar), con un soporte para la extracción diseñado por la austriaca ístu-Stetting.

La perforadora que ha abierto el conducto para el rescate ha sido operada por Geotec, bajo responsabilidad primero de Minera Escondida (filial de BHP Billiton y Río Tinto) y, posteriormente, de la minera Collahuasi (participada por Anglo American y Xstrata). El coste de operación diario ha sido de 14.000 dólares (10.000 euros).

Ganadores y perdedores de una crisis

El accidente en la mina de San José, la gestión de la crisis posterior y el rescate de los mineros han servido para relanzar la figura del presidente Sebastián Piñera tanto en el interior de Chile como a nivel internacional. El mandatario ha sabido cohesionar al país y trasladar el mensaje de un gobierno cercano a la gente y que se involucra en la solución de sus problemas.

Asimismo, el Ejecutivo ha aprovechado el siniestro para tratar de dar un giro al Servicio Nacional de Geología y Minería, que ha demostrado su incapacidad (y falta de medios) para controlar la seguridad de las minas en el país.

La minera estatal Codelco también ha brillado con luz propia en la crisis, dirigiendo la operación de rescate, mientras que han quedado en evidencia los propietarios de pequeñas explotaciones, como los responsables de San José.