Reclama a ambos una deuda de nueve millones

Pullmantur demanda a Díaz Ferrán y Pascual por deudas de Marsans

Pullmantur ha acudido a los juzgados para reclamar una deuda de nueve millones de euros a Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual. La deuda fue contraída con la naviera cuando el grupo Marsans era propiedad de los dos empresarios. La deuda está avalada con bienes personales de los ex propietarios de Marsans.

Ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán
Ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán

Los frentes judiciales se multiplican para Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, y Gonzalo Pascual por su gestión al frente del grupo Marsans, que en junio traspasaron a la sociedad Posibilitum.

La naviera Pullmantur ha presentado una demanda en el Juzgado de Primera Instancia número 81 de Madrid en la que reclama a los dos empresarios nueve millones de euros (cantidad que incluye la deuda, costas e intereses) por deudas contraídas por el grupo turístico con la filial de la estadounidense Royal Caribbean. Pullmantur no ha querido hacer comentarios sobre este asunto.

Se trata de un procedimiento judicial al margen del concurso de acreedores del grupo Marsans, con una deuda estimada de unos 600 millones de euros. La demanda presentada por Pullmantur se dirige contra Díaz Ferrán y Pascual porque la deuda de nueve millones de euros está avalada con bienes personales de los dos empresarios. Al no satisfacerla, y dada la condición de ambos de deudores y avalistas al mismo tiempo (lo que se conoce como fianza personal), el acreedor se ha dirigido a ellos.

Según fuentes jurídicas, el procedimiento dará lugar a una vista oral que previsiblemente se celebrará el próximo mes de enero. En el sector turístico se apunta que Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz Ferrán dieron garantías personales a determinados acreedores, entre ellos Pullmantur, aunque hay más. Otras navieras y algunas cadenas hoteleras están en la misma situación. Todos estos acreedores con garantías personales de los empresarios han interpuesto ya demandas de reclamación de cantidad, aseguran las fuentes consultadas.

Ex propietarios de los cruceros

Marsans era propietario de Pullmantur -la naviera líder en cruceros en el mercado español- hasta 2006, año en el que Díaz Ferrán y Pascual acordaron su venta a Royal Caribbean. El grupo estadounidense se hizo con la empresa por 700 millones de euros (incluyendo una deuda de 270 millones) compitiendo en una subasta por la compañía entonces de Marsans con algunas de las mayores sociedades de capital riesgo que operan en Europa.

El pasado mes de mayo, un mes antes de la entrada en concurso de Marsans, Pullmantur, al igual que otras compañías del sector, dieron la voz de alarma sobre la situación de la empresa de Díaz Ferrán. Según informó entonces la publicación especializada Hosteltur, Pullmantur estaba advirtiendo a sus clientes que habían contratado sus cruceros a través de Viajes Marsans que esta última empresa no estaba a su vez ingresando el dinero a Pullmantur.

El grupo Marsans estaba entonces dando sus últimos coletazos antes de solicitar su entrada en concurso de acreedores, medida que prácticamente se tomó al tiempo que Díaz Ferrán y Pascual traspasaban el grupo a la firma Posibilitum. El empresario Ángel de Cabo, al frente de Posibilitum, se ha especializado en la administración y liquidación de empresas en crisis. En 2009 De Cabo asumió la administración de Teconsa, el grupo inmobiliario de la familia Martínez Núñez, que también entró en concurso poco después de su entrada en la compañía.

Los administradores concursales nombrados por el juez solicitaron a finales de septiembre la anulación de las facultades de administración de Posibilitum al frente de Marsans. La razón principal es que su labor ya no es necesaria al carecer prácticamente de negocio la compañía de viajes, que este año cumplía un siglo de historia. La semana pasada el juez suspendió las facultades de administración y disposición patrimonial de Posibilitum en el grupo Marsans.

Problemas tras la venta del grupo de viajes

El grupo Marsans va a seguir dando quebraderos de cabeza a sus dos ex propietarios. El traspaso del grupo efectuado el pasado mes de junio por parte de Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual a la sociedad Posibilitum, especializada en quiebras y liquidaciones, no ha supuesto que acreedores de la compañía dejen de reclamar a ambos diversas deudas. Recientemente, el grupo japonés Ricoh ha solicitado en el juzgado el embargo de los bienes de los dos empresarios, ante el riesgo de que el activo de la compañía no sea suficiente para cubrir el pasivo y ante una posible declaración del concurso de Viajes Marsans como culpable. El pasado mes de agosto, el Juzgado Mercantil número 8 de Madrid ordenó el embargo preventivo de bienes por valor de 37,65 millones de euros a Inversiones Grudisan -sociedad patrimonial de Díaz Ferrán-, Gonzalo Pascual y otros ejecutivos cercanos a ambos por el concurso de la aerolínea Air Comet. El juez entendió que la compañía aérea se encontraba en situación de insolvencia con anterioridad a su solicitud de entrada en concurso, lo que supone la culpabilidad del concurso de acreedores. También en agosto el Ministerio de Trabajo envió a la fiscalía la inspección laboral a la que estaba sometiendo al grupo Marsans por ver "actos ilícitos".