Los compradores poseen un equipo de béisbol

Una empresa de EE UU paga 343 millones por el Liverpool pese a la oposición de los dueños

El consejo de administración del Liverpool toma la delantera a los propietarios en la venta del club de fútbol más laureado de Inglaterra. Los consejeros aprobaron ayer la venta de la entidad a la empresa New England Sports Ventures, propietaria entre otros activos del mítico equipo de béisbol estadounidense Boston Red Sox. La cifra pagada estará en torno a los 300 millones de libras esterlinas (unos 343,1 millones de euros), según el presidente, Martin Broughton.

La operación, sin embargo, cuenta con la oposición de los actuales propietarios del club, los inversores estadounidenses Tom Hicks y George Gillett. Broughton reconoció que la venta del Liverpool en contra de la opinión de sus propietarios era una "cuestión difícil", aunque se mostró confiado en que recibir a finales de la presente semana los permisos legales necesarios para que la operación salga adelante.

"Los propietarios dieron un documento escrito por el que sólo yo puedo cambiar el consejo, y además, extendieron otro a Royal Bank of Scotland la entidad acreedora del conjunto por el que se comprometían a no bloquear cualquier oferta razonable, y francamente, éste constituye un abuso flagrante".

Los actuales dueños aseguran, por su parte, que la oferta de New England Sports Ventures infravalora al club. Hicks y Gillett compraron el club de Anfield en febrero del 2007 por 252 millones de euros, una operación que supuso el apalancamiento del legendario conjunto, con una deuda que en la actualidad asciende a 280 millones de libras (320 millones de euros). Los dos inversores aseguran que han invertido aproximadamente 194 millones en efectivo desde que cerraron la operación. Los dos inversores habían refinanciado su deuda con RBS, acuerdo que vencía este mes. El pacto permite enjugar la deuda por completo. Según este convenio, Hicks y Gillett serán responsables del pago de 40 millones de libras en multas, y aún no ha quedado claro qué ocurrirá con los 144,4 millones de libras concedidos al club en concepto de préstamo por parte de los dos empresarios.