Tras el anuncio de la CE

El Santander reclama en Bruselas el fin de las ayudas públicas a la banca

El Banco Santander ha reclamado hoy en Bruselas avanzar hacia el final de las ayudas públicas a los bancos y entidades financieras para acabar con la "distorsión" que a su juicio están provocando en el mercado.

El grupo español, que ha sobrevivido a la crisis sin apoyo estatal, ha hecho este llamamiento en una audiencia celebrada en el Parlamento Europeo, el mismo día en el que la Comisión Europea ha anunciado que seguirá permitiendo las ayudas a la banca a lo largo de 2011.

"Hay que pensar ya en volver a la normalidad. Cuanto más duren las ayudas, mayor será la distorsión", ha considerado el vicesecretario general y del consejo de administración del Santander, Jaime Pérez Renovales.

El banco español considera que algunos de sus competidores han obtenido una ventaja gracias a las ayudas públicas y ha criticado que el marco fijado por Bruselas para permitir esos apoyos no se haya aplicado siempre de forma estricta.

SANTANDER 2,91 0,99%

En concreto, Pérez Renovales ha recordado que las entidades que han recibido ayudas no deberían repartir dividendos, ni ganar cuota de mercado y, en ciertos casos, deberían haber facilitado el acceso a sus competidores, algo que, a su juicio, no siempre ha ocurrido.

El representante del Santander ha subrayado además que las ayudas nunca deberían ir a entidades no viables y ha advertido ante la "perdida de confianza" que los apoyos a ese tipo de bancos crea en el mercado interbancario.

En oposición a las reclamaciones del Santander, el grupo ING -que necesitó asistencia del Estado holandés- ha pedido en la misma audiencia la continuidad del marco temporal que permite las ayudas al considerar que la situación del sector financiero aún es frágil.

El análisis lo comparte el comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia , quien previamente anunció hoy que el Ejecutivo comunitario seguirá autorizando que los gobiernos den ayudas a entidades financieras y empresas a lo largo de 2011, aunque lo hará bajo unas condiciones más estrictas.