Boletín económico de septiembre

El Banco de España sugiere que la economía se ha debilitado en el tercer trimestre

El Banco de España apunta que la actividad podría haberse debilitado en el tercer trimestre, especialmente como consecuencia de la finalización de algunas de las medidas que han dado apoyo a la demanda y al fin del adelanto de compras previo a la subida del IVA de julio.

En su boletín económico de septiembre, hecho público ayer, la autoridad monetaria indica que, tras crecer el PIB un 0,2% en el segundo trimestre, el "debilitamiento" que se observa en algunos indicadores durante el tercer trimestre también podría venir influido por la moderación de la inversión pública derivada de las medidas de austeridad aprobadas.

El Banco de España confirma así las estimaciones de los analistas consultados por CincoDías y que prevén un crecimiento nulo en el tercer trimestre o, incluso, un ligera caída de la actividad.

En sentido positivo, la autoridad monetaria destaca que las tensiones que experimentaron los mercados de deuda entre mayo y julio han remitido en las últimas semanas, especialmente tras la publicación de las pruebas de resistencia financiera a las que fue sometida la banca europea y que, en el caso español, "despejaron muchas dudas poco fundadas".

El Banco de España recuerda también que el 9 de septiembre se aprobó la ley de reforma del mercado de trabajo, entre cuyos objetivos se encuentran el fomento de los contratos indefinidos, el reforzamiento de los mecanismos de flexibilidad interno en las empresas y el aumento de las posibilidades de contratación de los parados.

En materia de empleo, señala que la moderación en el ritmo de destrucción de puestos de trabajo a la que apuntaba la Contabilidad Nacional del segundo trimestre "parece haber continuado" en el tercero. En particular, destaca que en julio y agosto los afiliados a la Seguridad Social retrocedieron a una tasa del 1,6% interanual (frente al -1,9% del segundo trimestre), mientras que el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo se desaceleró en agosto hasta el 9,4%.