Incremento medio de la factura de 1,7 euros por hogar

Sebastián subirá un 4,8% la tarifa de la luz para hogares y pymes el primero de octubre

La tarifa eléctrica de último recurso (TUR), la única que fija el Gobierno y a la que pueden acogerse más de 20 millones de hogares y pymes, subirá un 4,8% el próximo 1 de octubre, informó anoche el Ministerio de Industria en un comunicado.

Esta revisión supondrá un incremento medio de la factura eléctrica de 1,7 euros por hogar, ya que la TUR con discriminación horaria (es decir, con tarifa nocturna reducida) subirá un 3%, mientras que la TUR sin discriminación horaria se encarecerá un 5%.

El aumento del precio de la luz quedó fijado tras la celebración de la subasta que ha establecido el coste de la energía para el suministro a tarifa durante el último trimestre del año y de que el Gobierno propusiera mantener el importe de los peajes.

Los peajes o tarifas de acceso remuneran costes regulados del sistema eléctrico, como las primas a las renovables, el transporte o la distribución, y las pagan todos los consumidores de electricidad. En el caso de la TUR, a la que pueden acogerse usuarios con potencias inferiores o iguales a 10 kilovatios (kW), los peajes constituyen uno de los componentes utilizados para su cálculo, junto a los impuestos y al precio de la energía, que se determina mediante subastas (Cesur).

Desde julio de 2009, los clientes con potencias contratadas inferiores o iguales a los 10 kilovatios pueden elegir entre acogerse a tarifa o contratar su suministro en el mercado libre. Según Industria, hay 27 millones de hogares y pymes con derecho a acogerse a la TUR, de los que 5 millones pueden optar por el bono social, una tarifa subvencionada que no experimentará ninguna subida.

Tienen derecho al bono social los consumidores con una potencia contratada inferior a 3 kW, los pensionistas que perciban cuantías mínimas, las familias numerosas y los hogares que tengan a todos sus miembros en situación de desempleo.

Según la subasta de energía Cesur para el suministro de último recurso del último trimestre celebrada ayer, el producto de carga base se vendió a 46,94 euros el megavatio hora (MWh), un 5,48% más caro que en el periodo anterior, mientras que el producto punta alcanzó un precio de 53 euros MWh, un 4,99% más. Este incremento en el coste de la energía se debe, según Industria, al alza en el precio de los combustibles y al efecto estacional del invierno, una estación en la que se dispara el consumo doméstico.

Esta es la primera subida de la tarifa regulada del año, después de que el Gobierno acordara con el PP congelar la subida de la luz de julio.

Sebastián se muestra confiado en que el real decreto que incentiva la quema de carbón español por parte de las eléctricas será aprobado por Bruselas la semana que viene.