El Ejecutivo lo anunciará el próximo viernes

La subida del IRPF que planea Moncloa afectará a 165.600 contribuyentes

El Gobierno seguirá los pasos de comunidades como Cataluña y Andalucía y elevará el tipo máximo del IRPF para las rentas altas. Si bien habrá que esperar al viernes para conocer los detalles, todo apunta a que afectará a los contribuyentes con rentas superiores a 120.000 euros, que representan en torno a 165.600 declarantes. Sólo un 0,9% del total de contribuyentes.

Tras elevar el IVA, congelar las pensiones y reducir los sueldos públicos, el Gobierno subirá ahora el IRPF a las rentas altas. Fuentes de Moncloa apuntaron que el incremento se ceñirá sobre aquellos contribuyentes que ganen más de 120.000 o 130.000 euros. Economía no quiso dar detalles y aseguró que el viernes, cuando el Consejo de Ministros valore los Presupuestos para 2011, se conocerán los pormenores de este aumento.

Así, los afectados serán un minoría. Los últimos datos desagregados de Hacienda indican que los contribuyentes con rentas superiores a 120.000 euros ascienden a 165.600 declarantes, cifra que no alcanza el 1% del total. Con todo, este grupo aporta el 20% del los ingresos por el IRPF, que en 2009 alcanzaron los 63.800 millones de euros. La Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) estimó que un aumento de dos puntos del tipo del marginal máximo, del 43% al 45% para las rentas superiores a 100.000 euros elevaría en 180 millones la recaudación, una cifra testimonial respecto a los ingresos totales por renta. Aun así, el Sindicato de Técnicos de Hacienda elevan la cifra hasta 435,4 millones, una estimación algo optimista. Hay que tener en cuenta que buena parte de los ingresos de las rentas altas proceden del ahorro y, por tanto, no se verán afectados por el aumento fiscal que planea el Gobierno.

Todo apunta que el incremento del tipo marginal será de dos puntos, del 43% al 45%. Difícilmente se superará ese umbral ya que ello implicaría que el gravamen máximo en los territorios que ya han anunciado subidas en el tramo autonómico del IRPF superaría el nivel del 50%. En cualquier caso, las rentas altas de territorios como Cataluña, Andalucía, Extremadura o Baleares pagarán más que sus vecinos madrileños o valencianos.

Cataluña pagará más

Si el Gobierno eleva dos puntos el gravamen máximo hasta el 45%, en Cataluña las rentas más altas pagarán un 49%, ya que la Generalitat aprobó subir cuatro puntos la parte autonómica del IRPF para las rentas superiores a 175.000 euros. Así, a ese aumento ahora deberá sumársele el incremento que aprobará el Gobierno. Lo mismo sucederá en Andalucía o Extremadura, cuyo tipo máximo alcanzará el 48% si finalmente el Ejecutivo eleva dos puntos el IRPF.

En principio, el aumento del IRPF a las rentas altas tiene el apoyo de grupos como Izquierda Unida o ERC. En contra se posicionan PP o CiU, que consideran que la medida tiene un componente más simbólico que real en la medida que los ingresos adicionales tendrán un efecto irrisorio para reducir el déficit. Incluso desde UGT, su secretario de Acción Sindical aseguró ayer que la medida "suena a populismo".

Desde el PP, temen que este sea el primer paso para un aumento generalizado del impuesto de la renta. Según Funcas, elevar un punto el gravamen en todos los tramos del IRPF supondría unos ingresos adicionales de 2.200 millones, una cifra que el director del Instituto de Estudios Fiscales, José María Labeaga, cree que podría ser superior.

Retorno a 1987

La última vez que el Gobierno optó por elevar el tipo marginal en el IRPF corría el año 1987. En ese momento, el gravamen máximo pasó del 46% al 56% para aquellos que ganaban más de 12,8 millones de pesetas (77.000 euros). Desde ese nivel, el tipo fue bajando hasta situarse en el 43% en 2007. Porcentaje que se mantendrá hasta 2011, cuando entrará en vigor el aumento que aprobará el Gobierno y los anunciados por diversas comunidades.

¿Realmente los ricos tributan por renta?

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció que el Gobierno también pediría un esfuerzo adicional a las rentas más altas después de congelar las pensiones y los salarios públicos. Sin embargo, existen muchas dudas acerca de si subir el IRPF es la mejor forma de gravar a los ricos. Los contribuyentes con grandes capitales suelen gozar de vehículos de inversión o empresas para gestionar sus fortunas y, por lo tanto, no tributan en el IRPF. En este sentido, partidos como Izquierda Unida reclaman que el Gobierno recupere el impuesto sobre el patrimonio, tributo que se eliminó para el ejercicio 2009 y que en su último año de aplicación permitió recaudar 2.100 millones de euros. Si bien el impuesto fue muy criticado con el argumento que afectaba a las clases medias y que era fácilmente sorteable a través de la creación de empresas, casi un millón de personas pagaron en 2007 este tributo y 89.000 contribuyentes lo hicieron por un patrimonio superior al millón de euros.

De hecho, no es descartable que junto al aumento del IRPF el Gobierno opte por alguna medida fiscal adicional para gravar aquellas rentas altas que no tributan por el IRPF.

En cualquier caso, la estadística de la renta muestra que el 50,1% de los contribuyentes del IRPF declaran beneficios por debajo de los 15.000 euros. Dicho de otra forma, casi la mitad de los asalariados son prácticamente mileuristas. Este grupo aporta sólo el 5% de los ingresos que recauda el Estado por renta. Quienes más contribuyen son aquellos declarantes que ganan entre 30.000 y 60.000 euros. Aportan el 30,9% de los ingresos por IRPF y suman 2,5 millones de contribuyentes.