IATA estima unas ganancias de 6.800 millones

Las aerolíneas prevén un aumento de beneficios tras años de reducir la oferta

El ajuste de capacidad que vienen realizando las aerolíneas y un considerable aumento de la demanda en algunos mercados -no en Europa- han llevado a la Asociación Internacional para el Transporte Aéreo (IATA) a prever unos beneficios de 6.801 millones en 2010. La cifra triplica a las estimaciones de junio.

Las aerolíneas dan síntomas de haber superado la crisis mundial y los números rojos. IATA, que agrupa a 293 compañías aéreas de todo el mundo, ha elevado de 1.910 a 6.801 millones de euros la previsión de beneficios para 2010 en apenas tres meses. El consejero delegado de la asociación, Giovani Bisignani, dijo ayer en Singapur que está "bastante sorprendido" de los resultados y que "la recuperación de la industria ha sido más fuerte y más rápida de lo que nadie predijo".

Bisignani explicó que una de las claves en la mejora de los resultados ha sido el ajuste de capacidad. Las aerolíneas han suprimido rutas poco rentables, reducido frecuencias y apostado por aviones más eficientes para amoldarse a la bajada de la demanda que se ha producido desde 2008.

Fuentes del sector en España refrendan esta visión de la IATA. "Se ha combinado un descenso de la capacidad y la de la oferta con un cierto crecimiento, que en España y en Europa es menor que en el resto del mundo", apuntan desde una aerolínea.

Esta misma fuente explica que se ha producido un "pico de demanda", pero que las aerolíneas están sufriendo en sus cuentas el impacto de la crisis del volcán. Se cifra en 21 millones de euros las pérdidas por este fenómeno natural en las aerolíneas españolas, descontados los ahorros producidos por la reducción de la actividad -en combustible y tasas, principalmente- durante esos días de abril y mayo. A estas pérdidas habría que añadir otros 10 millones de euros ocasionados por los retrasos por el conflicto con los controladores, que han ocasionado sobrevuelos en aeropuertos.

"No estamos para fiestas"

Según la IATA, la demanda se sitúa ya entre un 3% y un 4% por encima de los niveles anteriores a la crisis. No obstante, Bisignani subrayó que el sector "no está para fiestas", ya que las ganancias servirán para compensar los 50.000 millones de dólares de pérdidas de la década anterior. "Creemos que 2010 será el año pico y prevemos que en el primer semestre de 2011 la recuperación sea más lenta", explicó el consejero delegado. Fuentes del sector indican que hay elementos que hacen ser pesimistas para el último tramo del año en España, como la pretensión de AENA de subir las tasas aeroportuarias o la negativa del Gobierno a compensar a las aerolíneas por el volcán.

La demanda caerá en Europa

La IATA señala que los márgenes gananciales se sitúan en torno al 1,6% en el sector en todo el mundo y que la confianza de los consumidores europeos y norteamericanos seguirá cayendo y, por lo tanto, la demanda también.

En Asia, Latinoamérica y en Oriente Medio el mercado seguirá siendo fuerte y creciendo, según la industria. "Pero estos puntos calientes no podrán sostener el crecimiento mundial en 2011". Respecto a los ingresos en general para 2010, la IATA espera que se alcancen los 560.000 millones de dólares (428.362 millones de euros), unos 15.000 millones de dólares más (11.472 millones de euros) de lo previamente anunciado en junio.

En relación al carburante, que representa el 25% de los costes de la industria, la IATA prevé que el precio se mantenga en 79 dólares por barril (60,4 euros). Todas las regiones del mundo registraron mejoras para 2010 en relación a la previsión anterior, a excepción de África. En Europa habrá unas pérdidas de 994 millones de euros.