Lealtad, 1

¿Saldremos del lateral esta vez?

Hace un par de días en esta misma columna comentábamos que los niveles de pesimismo alcanzados sugerían la posibilidad de un rebote si no había noticias negativas de relevancia y si aguantaban los soportes técnicos. La coyuntura, en este caso con la forma del efecto principio de mes y un par de cifras positivas en EE UU, ha acelerado el rebote técnico de las Bolsas. Y de paso ha sacado del hoyo el rendimiento del bund.

Sin embargo, los analistas aún no ven la salida del mercado del rango lateral. Y tienen motivos para ello. Al menos, tantos como había el lunes para pensar en un rebote. En otras palabras, la fuerte subida de ayer no significa demasiado. Al fin y al cabo, el mercado lleva tiempo atrapado en el rango que en el Ibex va de los 9.800 puntos a los 11.000 y en el S&P -quien manda de verdad- del 1.040 al 1.125. Así, en condiciones normales el Ibex podría mantenerse algún tiempo más en este rango lateral. Lo que no quiere decir que no se pueda hacer dinero; de mínimo a máximo hay un 12% de distancia que no está nada mal para quien lo quiera y pueda explotar.

La parte mala es que no todos pueden. Con el mercado cada vez más en manos de hedge funds fuertemente apalancados, el dinero se hace en cuestión de minutos. Un buen dato económico o una ruptura técnica desatan movimientos muy violentos que consumen la subida o bajada potencial del mercado. En otras palabras, para cuando llega el particular, la fiesta se ha acabado. Desde mayo el Ibex ha subida más del 3% en nueve ocasiones, y en la mayor parte de ellas las alzas se han concentrado en espacios muy cortos de tiempo.

En cualquier caso, y aunque el alza de ayer no tenga profundas implicaciones, el rango lateral no durará para siempre. Si la ruptura será al alza o a la baja es algo que sólo un necio o un vidente puede responder. De momento, sigue el rango lateral y el mercado bipolar.