Piden al Gobierno que aumente el crédito

Zapatero recibirá a las constructoras en La Moncloa para tratar el recorte de obra pública

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zaptero, tiene previsto reunirse el miércoles 18 de agosto con los presidentes de las principales empresas constructoras para tratar la obra pública y los problemas de pago en servicios a los ayuntamientos.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero

El ejecutivo socialista ha visto crecer en las últimas semanas la presión de un sector otrora motor del crecimiento económico afectado por el recorte de obra pública y por los retrasos en los pagos de organismos públicos.

"Se ha convocado a los presidentes de las seis grandes constructoras a una reunión para el día 18 a las 11.30 en el Palacio de La Moncloa", dijo una fuente del sector. "La reunión es a propuesta del ministro (José) Blanco".

Aunque el poderoso lobby constructor Seopan no quiso confirmar la reunión y tampoco lo hicieron fuentes oficiales de Moncloa, diversas fuentes de grandes empresas confirmaron también la cita.

FCC 10,52 -1,50%
FERROVIAL 24,18 -1,23%
ACS 22,25 -2,11%

Las fuentes explicaron que los temas centrales de la reunión serán el recorte de la obra pública y la preocupación por el retraso en los pagos de los servicios prestados a los ayuntamientos en un momento en el que la Federación de Municipios ha emplazado también al Gobierno a levantar la restricción de crédito impuesta a partir de 2011 bajo amenaza de no poder pagar servicios básicos.

"En lo que respecta a los recortes en obra pública, la preocupación del sector es muy clara y se refiere a la inseguridad jurídica y económica que genera la suspensión de obras ya iniciadas", explicó una de las fuentes. "Vamos a pedir una negociación específica por proyectos, tratando de buscar alternativas a la suspensión como un abaratamiento de las obras o una ralentización".

La misma fuente, que defendió el efecto multiplicador sobre la economía de las actuaciones en obra civil, manifestó que la suspensión de obras supone gastos económicos y no se puede realizar de un día para otro.

La patronal Seopan, presidida por el que fuera asesor económico del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, David Taguas, arremetió a finales de julio contra los recortes anunciados por el Gobierno y pidió ayudas públicas para reestructurar y garantizar la viabilidad del sector amenazando además con más de 115.000 despidos.

El mensaje pareció tener efecto ya que unos días después el presidente del Gobierno afirmó que podrían retomarse algunas de las obras que habían sido retrasadas o suspendidas en el marco del programa extraordinario de ajuste del déficit que llevó a suspender 6.400 millones de euros de inversión en obra pública.

El anuncio de Zapatero produjo cierta desconfianza en los mercados, con una ampliación de los diferenciales de la deuda española y declaraciones de diversos miembros del gobierno en el sentido de que el cumplimiento de los objetivos de déficit eran prioritarios.

Pese al notable descenso de la actividad, la construcción todavía supuso el 10% del PIB nacional en 2009, según datos de la patronal, y el 10,3% del empleo del país.

Aunque el Gobierno insiste en la necesidad de cambiar el modelo productivo de un país que tiene en el turismo y la construcción gran parte del combustible para crecer, diversos analistas estiman que difícilmente la economía española podrá retomar la senda del crecimiento sin el sector constructor.

Coincidiendo con la polémica sobre la reapertura de determinadas obras, el ministro de Fomento y diversos medios vienen hablando de posibles subidas de impuestos que ayudarían a financiar las obras y que podrían estar incluidos en los Presupuestos para 2011.

"En las próximas semanas, se generalizará probablemente el goteo de noticias y cifras en torno a los presupuestos del próximo ejercicio, lo que podría añadir volatilidad a los mercados, que ya han venido recogiendo un importante repunte de la prima de riesgo soberano: el spread a 10 años frente a Alemania ha vuelto a niveles de 185 p.b., un repunte superior al 20% desde mínimos de julio", dijeron los analistas de Banesto en una nota.