Los expertos vaticinan subidas

Las automovilísticas salen del pozo y prevén el rebote definitivo en 2011

Los grandes fabricantes de automóviles salen del hoyo. Los sólidos resultados cosechados hasta junio remontan el annus horribilis vivido en 2009 y les dejan en mejor situación para la segunda parte del año, que se prevé más difícil. Los expertos confían en un rebote definitivo a partir de 2011 y que la producción crezca hasta 2014 un 53% en los principales países y un 11% en España.

Parte de las nubes se disipan para la industria de la automoción. Las principales compañías mejoraron sus cuentas en 2009, en el que ha sido considerado el peor año para el sector. Y las perspectivas de ventas y fabricación para el medio plazo son más halagüeñas, según los expertos, aunque el rebote definitivo no se espera hasta 2011. Los pronósticos apuntan a un crecimiento de la producción hasta 2014 del 53% en los 35 principales países (un 11% en España).

Todos los grandes fabricantes lograron mejorar sus resultados en el periodo, con casos destacados como el de General Motors, que incluso ha registrado beneficios después de cosechar unas pérdidas realmente abultadas. Este milagro, evidentemente, no habría sido posible sin el radical concurso de acreedores a que fue sometido el pasado verano y que conllevó la nacionalización de la multinacional y su severo adelgazamiento, que ha reducido a la mitad su extensa gama de marcas. Es más, este resultado y la recuperación de buena parte del negocio ha posibilitado que la empresa tenga sobre la mesa los trámites para volver a cotizar. En general, la rentabilidad de las compañías se ha beneficiado de una mejor utilización de las capacidades de producción; una mejor absorción de los costes fijos debido al incremento de las ventas. A todo esto hay que sumarle los esfuerzos generalizados por reducir gastos y reestructurar el negocio, lo que se vio acelerado por la explosión de la crisis.

La agencia calificadora de riesgos Fitch Ratings estimó recientemente que los "fuertes resultados" de los fabricantes europeos "ponen de relieve "la mejora generalizada de los perfiles de crédito desde finales de 2009. Estas buenas cifras colocan a las empresas en un mejor punto de partida para afrontar la segunda mitad del año, que va a ser más difícil, según las previsiones. La agencia, en todo caso, descarta que vaya a registrarse un rebote definitivo hasta que no comience 2011.

PricewaterhouseCoopers destaca en un reciente informe que la producción en los 12 mayores mercados mundiales se elevó un 47,6% en los cinco primeros meses del ejercicio. Claro que estas cifras, advierte la consultora, están falseadas por los bajos datos de producción de 2009, en los que se dio preeminencia a la reducción de inventarios. En el periodo, las ventas subieron un 22,2%, si bien éstas se habrían reducido a un 12,9% sin el efecto de China sobre las cifras.

En la UE, las "incertidumbres" que han gobernado el mercado seguirán prevaleciendo, sobre todo una vez que han desaparecido los planes de achatarramiento en la mayor parte de mercados y las medidas de austeridad de los principales Gobiernos, que pueden paralizar el consumo. PwC prevé que las ventas de coches caigan en la región un 7,8% este ejercicio, pero que, por el contrario, la fabricación mejore un 2,8%, hasta 15,2 millones de unidades, espoleada sobre todo por la exportación, que se está viendo favorecida por el abaratamiento del euro.

Dos años de caídas y dos de alzas en España

En España, las previsiones de los expertos apuntan a que la producción experimentará un leve retroceso a partir del próximo año, después de cerrar un 2010 positivo, debido al tirón de los principales mercados europeos. Sin embargo, analistas como los de PwC estiman que en 2011 y 2012 la producción va a ir cayendo para rebotar con fuerza a partir de 2013. Según sus cálculos, el ensamblaje de coches crecerá un 10,8% entre 2009 y 2014 gracias a la recuperación económica en Europa. La producción de vehículos en las factorías españolas se elevó a 1,32 millones de unidades en el semestre, lo que supuso un alza del 29,5%.

La patronal española de los fabricantes ha advertido en numerosas ocasiones el peligro que rodea a la industria española de la automoción si, como es lo más probable, no se renuevan las ayudas para la compra de vehículos en un momento en el que, además, se ha incrementado dos puntos el IVA. Así, las matriculaciones se situaron en 82.167 unidades en julio, lo que se tradujo en un descenso del 24,1%. Esta caída puso fin a diez meses consecutivos de crecimiento de ventas. En los siete primeros meses del año, debido al buen comienzo de ejercicio que registró el mercado español, las ventas de coches y todoterrenos alcanzaron las 686.328 unidades, lo que representa un aumento del 26,8%.

Cifras. Un sector en busca de rentabilidad

Capacidad: en la actualidad, los fabricantes apenas usan un 66,6% de la capacidad que tienen instalada.

Mejoría: un 83,8% en 2014, según los cálculos de PwC.

Producción: los fabricantes de coches cerrarán el año con unos 57,5 millones de coches fabricados.

Crecimiento: hasta 2014, la producción mundial aumentará un 53%, para totalizar 87,9 millones de unidades.