Blanco exige al colectivo que acepte el arbitraje

Fomento advierte a los controladores de que se les acaba el tiempo para negociar

El ministro de Fomento, José Blanco, advirtió ayer a los controladores aéreos que al Gobierno "se le está acabando la paciencia" respecto al conflicto que les enfrenta con AENA desde hace meses. Exigió que acepten la propuesta de arbitraje externo para lograr un acuerdo.

Al Gobierno se le acaba el tiempo y la "paciencia" respecto al conflicto entre AENA y los controladores. Así lo afirmó ayer en Ourense el ministro de Fomento, José Blanco, quien aseguró que el proceso se está alargando ya "demasiado" en el tiempo,-"casi cinco años". "Siempre plantean lo mismo, que es trabajar menos y cobrar más", unas peticiones que no son posibles a ojos de Blanco.

"Les hemos propuesto que, desde la independencia, alguien arbitre. Tienen que responder a esa oferta antes de vernos en la obligación de tomar otras decisiones", afirmó el ministro.

Esta propuesta, lanzada el pasado viernes por el gestor aeroportuario AENA, se percibe como una salida a un conflicto enquistado. El Gobierno, en casos como éste, tiene competencias para dictar un arbitraje obligatorio aunque las partes, por decisión propia, pueden optar libremente por esta opción. La resolución del árbitro, eso sí, es de obligado cumplimiento.

El mismo viernes por la noche, cuando sólo restaban dos puntos en la negociación para llegar a un acuerdo (sueldos y jornada laboral), ambas partes rompieron la negociación, ante la negativa de los controladores a retirar la amenaza de la huelga. AENA, entretanto, se niega a reanudar las conversaciones con estos profesionales hasta que no excluyan la posibilidad de convocar paros. Sin embargo, la propuesta de huelga ha cobrado fuerza durante el fin de semana, alentada por la ruptura de las conversaciones. El comité ejecutivo del sindicato USCA se reunirá el próximo jueves para determinar si convocan o no la huelga.

El ministro exigió al colectivo que "digan si van a la huelga" o no, porque "no se puede tener a la sociedad en vilo". Un paro de controladores causaría, a juicio de Blanco, "un grave daño a la economía y al turismo" de España.

El ministro instó además a los controladores aéreos a que sienten en la mesa a representantes autorizados para llevar a cabo las negociaciones después del fracaso ocurrido hasta ahora. En este sentido, reprochó al comité ejecutivo de la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) que las personas que hay actualmente en la mesa de negociación "no tienen autoridad suficiente".

La fecha

22 Es la primera fecha probable de huelga de controladores. Las convocatorias de paros de servicios públicos deben estar preavisadas con 10 días.

Llamamiento general en el sector a aceptar un árbitro

Tanto AENA como el Ministerio de Fomento, a través de la secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, promovieron el viernes pasado la propuesta del arbitraje independiente como modo de forzar un acuerdo.

Esta propuesta, que de aceptarla los controladores significaría renunciar a la huelga, fue apoyada clamorosamente por el sector. Las principales aerolíneas y la Mesa del Turismo hicieron un llamamiento a estos profesionales para que lo aceptaran y la patronal hotelera Exceltur llegó incluso a asegurar, que de mantener la huelga, iniciaría "acciones legales" contra los controladores.

El colectivo, sin embargo, no está por la labor de aceptar. Pretenden apurar las conversaciones al máximo y evitar un laudo obligatorio. De hecho, han solicitado una reunión con el ministro de Fomento, que éste rechazó.