El centro comercial abre todos los festivos

Abercrombie abrirá en Xanadú su primera tienda Hollister en Madrid

La multinacional estadounidense Abercrombie & Fitch ultima su llegada a España. Y no sólo a través de su principal enseña comercial. También a través de su cadena joven Hollister, que este mismo año abrirá dos tiendas en Madrid y Barcelona. La primera estará en el centro comercial Xanadú, lo que le permitirá abrir todos los domingos y festivos.

Abercrombie
Abercrombie

En España aún no están presentes algunas de las principales enseñas textiles internacionales. Pero esa situación va a cambiar en los próximos meses. Una de las multinacionales que ha anunciado su llegada a la Península Ibérica es Abercrombie & Fitch, que abrirá su primer establecimiento en Madrid el próximo año. Y lo hará por todo lo alto, en un palacete de la Plaza del Marqués de Salamanca, una de las zonas más exclusivas de la capital española.

æpermil;ste no va a ser el primer paso de su proceso de expansión, ya que la compañía estadounidense tiene mucho más avanzados sus planes para otra de sus principales enseñas comerciales: Hollister. La cadena joven de Abercrombie (de un estilo más desenfadado que trata de asemejar el espíritu californiano y cuyos precios son ligeramente inferiores a los de su hermano mayor) debutará este mismo año con sus primeros locales en España, según fuentes del sector inmobiliario. Aunque su estrategia de crecimiento es muy diferente.

Si Abercrombie & Fitch se decanta por abrir tiendas a pie de calle preferiblemente en localizaciones estratégicas que le permitan tener gran visibilidad, en el caso de Hollister su prioridad son los centros comerciales. En España se ha decantado por dos establecimientos: La Maquinista en Barcelona y Xanadú en Madrid, según reconoce la multinacional estadounidense.

En 2010 abrirá dos locales, en la capital y en Barcelona

En el caso del centro comercial madrileño, la división joven de Abercrombie se ve beneficiada por el hecho de que Xanadú tiene sus puertas abiertas todos los días del año, gracias a la pista de nieve que le permite considerarse una instalación de interés turístico. De esta forma, Hollister se verá favorecida por las particularidades de este establecimiento situado a 23 kilómetros de Madrid y, previsiblemente, se convertirá en uno de los polos de atracción de visitantes.

Los planes expansión de Hollister podrían ir más allá de las dos principales ciudades españolas, pero por el momento la compañía estadounidense no confirma cuáles son sus intenciones que califica como "especulaciones".

Sin embargo, fuentes inmobiliarias aseguran que la idea inicial de Abercrombie era sondear el mercado inmobiliario español para poner en marcha dos locales de Hollister tanto en Madrid como en Barcelona aunque, al menos hasta el momento, será un único establecimiento en cada una de las ciudades. En total, las previsiones de la multinacional para los próximos meses apuntan la apertura de unos 30 locales de Hollister en todo el mundo.

Las mismas fuentes también explican que ante la actual situación del mercado inmobiliario en España se han reducido las posibilidades de encontrar locales en centros comerciales que reúnan los requisitos necesarios para una marca como Hollister. Esta enseña prefiere decantarse por ubicaciones atractivas con gran afluencia de público, lo que limita sus posibilidades. Sin embargo, para la multinacional de la moda las posibilidades de crecer a través de Hollister son más sencillas, ya que esta enseña requiere menos inversiones y, al ser establecimientos más pequeños, su rentabilidad se alcanza más fácilmente.

De hecho, Hollister supera ampliamente el número de tiendas de Abercrombie & Fitch. Esta última cadena alcanza los 341 locales por los 507 de su división juvenil. Además, ésta no es la primera vez que Hollister da el salto fuera de las fronteras estadounidenses, ya que también está presente en países como Canadá, Reino Unido, Alemania e Italia. Por el momento, la cadena del grupo que aún no ha anunciado su expansión internacional es la firma femenina Gilly Hicks.

Una cadena informal, pero lejos del bajo coste

Tanto Abercrombie & Fitch como su división más juvenil Hollister tratan de cubrir un nicho de mercado que, en cierta medida, está desatendido por sus rivales. Sus prendas se caracterizan por ser informales, pero sus precios distan mucho de ser económicos, aunque en el caso de Hollister sean más reducidos. Sin olvidar que Abercrombie & Fitch se decanta por situar sus locales en las principales -y más exclusivas- arterias comerciales, lo hará por ejemplo en los Campos Elíseos de París, sin olvidar su buque insignia, la tienda de la Quinta Avenida neoyorquina, donde son habituales las colas de turistas que esperan pacientemente para entrar en el local sin superar el aforo permitido. En cuanto a los precios, un polo de hombre de Abercrombie se vende a 60 dólares (46 euros). Mientras, una polo de Hollister se comercializa a la mitad de precio, 30 euros.

Repunte de ventas

Abercrombie no ha escapado de la crisis. De hecho sus planes de expansión van más lentos de lo previsto hace sólo unos años debido al recorte del consumo. Pero esta situación ha cambiado. En junio, sus ventas han repuntado un 23% hasta cerca de 219 millones de euros.