Escándalo

Ripoll dice que habló ayer con Rajoy y Camps y que le trasladaron "todo su ánimo"

El presidente de la Diputación Provincial de Alicante, José Joaquín Ripoll, habló el martes, cuando ya se encontraba en su domicilio, con el presidente del PP, Mariano Rajoy, y con el jefe del Ejecutivo valenciano, Francisco Camps, que le trasladaron "todo su ánimo y apoyo". Ripoll aseguró también que no sabe de qué se le acusa.

El presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Palacio Provincial de la Diputación
El presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, durante la rueda de prensa que ha ofrecido hoy en el Palacio Provincial de la Diputación

Así lo ha asegurado Ripoll este miércoles en Alicante, en una breve comparecencia ante los medios de comunicación, donde no ha querido adelantar ningún detalle ni desvelar los cargos que se le imputan tras su detención y posterior puesta en libertad, y donde ha señalado que su estado de ánimo "es bueno".

Sí ha aclarado que comparecerá mañana jueves ante el titular del juzgado de Primera Instancia número 3 de Orihuela (Alicante) y también que en el registro practicado en su domicilio particular no se ha encontrado cantidad alguna de dinero.

En este sentido, el presidente de la institución provincial alicantina, preguntado por los medios sobre si ayer fue detenido , ha asegurado que "en el momento que se producen los registros" en su domicilio y en la Diputación se le comunicó "que estaba detenido".

Ripoll, interrogado por los medios sobre si tenía conocimiento previo de que se iba a desarrollar una operación policial, señaló: "Me cogieron a las 8:00 de la mañana en pijama en mi casa".

Cédula de citación

"Se presentó en mi domicilio una unidad de policía, se identificó correctamente, con un secretario judicial; los atendí y los acompañé, e hice todo aquello que me dijeron, y después cuando se me hicieron una serie de preguntas y las contesté, se me dio una cédula de citación", ha afirmado Ripoll.

Tras referirse al documento entregado ayer por la policía, José Joaquín Ripoll ha leído el contenido de la citación judicial referida a su persona, que dice que "en virtud de lo acordado por el juzgado de Primera Instancia número 3 de Orihuela, antiguo mixto 3, en el procedimiento de diligencias previas 651/07, por la presente se le comunica que deberá personarse el día 8 de julio de 2010, a las 14:00 horas en la referida sede judicial, sita en la plaza Santa Lucía s/n, para ser citado en declaración".

Una vez leída la cédula de citación, Ripoll ha indicado al respecto que mañana se presentara en el juzgado, a las 14.00 horas, con su representación legal correspondiente, "y nada más".

Por otra parte, Ripoll ha sido preguntado por los periodistas sobre si ha quedado en libertad con cargos o sin cargos tras su detención ayer, y en este sentido se ha remitido al contenido de la citación y ha añadido que él es "arquitecto en excedencia" y que a él "nadie", le ha dicho "los hechos de los que se le acusan".

Registro policial

El presidente de la Diputación se ha referido, además, a los registros realizados por la Policía en su domicilio y en la institución provincial para decir que en su casa "se requisaron una serie de documentos de ámbito doméstico".

Asimismo, Ripoll ha apuntado que luego, en el registro que se produjo en las dependencias de la Diputación Provincial, en su despacho y en el de su secretaria, "se requisaron un número muy reducido de documentos, de ámbito oficial", a lo que ha añadido que "en ninguno de los dos registros se incautó cantidad de dinero alguna".

"Después de hacer el registro en mi domicilio y en mi despacho, el responsable policial requirió, a través de la secretaría general, la documentación sobre el expediente de adjudicación del plan zonal 17, correspondiente a Orihuela, en la Vega Baja", ha señalado Ripoll, quien ha destacado que ha facilitado el expediente.

Sobre este tema, la prensa ha preguntado al presidente de la Diputación si había cometido algún delito en relación a este plan zonal, a lo que Ripoll ha afirmado: "Usted no me pregunta si tengo el pelo rizado, y yo tengo el pelo rizado", y "yo no le pregunto si usted es honrado o no".

El PP dice que las detenciones "echan tufo"

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ha asegurado hoy que las detenciones ayer en Alicante fueron "confusas" y "echan tufo a detención publicitaria y política" para allanar el camino de José Luis Rodríguez Zapatero "de cara al debate del estado de la nación más difícil de su vida".

En una rueda de prensa en la sede del PP, González Pons ha exhibido un documento del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), la citación de la Policía y la nota de prensa facilitada ayer a los medios de comunicación para confirmar que la Policía mintió, no hubo orden judicial y las detenciones se decidieron en Madrid, así como el día y la forma "tan espectacular" de actuar.

Por ello, González Pons ha exigido una "aclaración inmediata" del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, de todos los "puntos oscuros", ha informado de que el PP no entrará a valorar el fondo de los hechos y ha insistido en que la detención, en concreto la del presidente de la Diputación de Alicante, José Joaquín Ripoll, del PP, tenía la clara intención de hacer publicidad a favor del Gobierno y en contra de la oposición.

González Pons también ha dicho que con Rubalcaba al frente de Interior "las garantías constitucionales, los derechos fundamentales y la certeza de que impera el Estado de Derecho están en riesgo".

Pons ha evitado contestar si la Dirección del PP apoya a Ripoll y ha comentado que el Partido no entra en el fondo, pero sí en los "gravísimos hechos" acaecidos que sugieren una vulneración de los derechos fundamentales de los ciudadanos por parte de la Policía.

A la pregunta de cómo el PP se enteró de las detenciones, González Pons ha dicho que no le consta que hubiera una llamada del ministro del Interior al líder del PP, Mariano Rajoy, pero si hubiese sido así "se demostraría que quien tomó la decisión fue Rubalcaba, o un miembro del Gobierno socialista, y no el juez de Orihuela".

El vicesecretario de Comunicación ha reconocido que en el PP ha crecido la alarma ante la posibilidad de que el Ministerio del Interior esté utilizando los recursos de la Policía Nacional para hacer publicidad del Gobierno socialista, a costa de la dignidad y los derechos fundamentes de algunas personas.

El dirigente popular ha asegurado que la decisión se adoptó en Madrid y "fue en el Ministerio del Interior donde se acordó detener al presidente de la Diputación de Alicante", pero en este marco también se decidió cómo se iba a producir.

Aquí ha recordado que se trató de una detención "espectacular y cinematográfica" y se enviaron desde Madrid ochenta policías nacionales a la provincia de Alicante, se cortaron calles y se ubicaron furgonetas en las esquinas "como si hubiera algún tipo de riesgo".

El dirigente popular ha insistido en que "no había orden para detener" y ha lamentado que también se vulneró la ley, ya que la detención se produjo intentando perjudicar la reputación del detenido.

A juicio de Pons, la Policía de Alicante suplantó "gravísimamente" al juez en tres aspectos: acordando una detención sin autorización judicial del TSJCV, citando en nombre del juzgado a Ripoll a comparecer y en la nota de prensa de la Policía se dice que a los detenidos se les imputan delitos de cohecho, tráfico de influencias, prevaricación, fraude y encubrimiento, mientras que en la nota de hoy del TSJCV se asegura que no hay ninguna imputación.

Por todo ello, González Pons asegura que la Policía mintió también al asegurar que ayer se incautó dinero en efectivo en el domicilio de Ripoll, extremo negado hoy por el propio afectado.

Además, en la nota la Policía dice que los detenidos comparecerán en el juzgado de Orihuela y en el TSJCV ha aclarado hoy que no hay ninguna persona citada.

En este sentido, y según Pons, el TSJCV también ha llamado la atención de la Policía porque se ha roto el secreto de sumario.

Efe