Nueva batalla corporativa

ACS e Iberdrola inician mañana su pugna judicial por controlar la eléctrica

Arranca el proceso en Bilbao en una vista para la adopción de cautelares.

A las 10.30 de mañana ACS e Iberdrola iniciarán mañana en Bilbao el primer capítulo de su pugna judicial y cuyo trasfondo es el control de la compañía eléctrica. El segundo se escenificará el día 12 en el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Madrid. En ambas vistas, la adopción de medidas cautelares centra la discusión.

Comienza el tiempo de que los letrados se empleen a fondo. El bufete de Uría y Menéndez, por parte de Iberdrola, y Clifford Chance, defendiendo los intereses de ACS, deberán dar sustento jurídico a un conflicto en el que los gestores de la eléctrica y la constructora, titular de un 12% de Iberdrola, han evidenciado en público.

El primer asalto está servido. En la vista de mañana en el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Bilbao, ACS ha solicitado la adopción de medidas cautelares sobre varios puntos del orden del día de la junta de accionistas de Iberdrola de marzo pasado tras la demanda presentada el 8 de junio. En esa junta, Residencial Monte Carmelo, filial de ACS, vio cómo su representante, José María Loizaga, era nombrado consejero para ser inmediatamente desalojado del máximo órgano de gobierno a petición de Ignacio Sánchez Galán con el consentimiento de los accionistas. Galán alegó la existencia de un conflicto de intereses para apoyar sus tesis. Este punto y la reducción del número de consejeros de 15 a 14, junto con la anulación de su inscripción en el registro, es lo reclamado por ACS.

IBERDROLA 9,27 0,63%
ACS 35,80 -1,08%

En el segundo embate judicial en el Mercantil Número 1 de Madrid el próximo día 12 Iberdrola intentará tomar las riendas tras su demanda de 26 de mayo. La compañía eléctrica impugnó las cuentas del grupo presidido por Florentino Pérez al considerar que si se "hubiesen cumplido estrictamente la normas internacionales de contabilidad", tendría que declarar una pérdida 405 millones de euros, frente al beneficio de 988 millones. Iberdrola pide, en las cautelares, que se anulen las cuentas y no se inscriban.

Dos litigios que pueden tener un largo recorrido

Las dos demandas, una de ACS en Bilbao y otra de Iberdrola en Madrid, pueden tener un largo recorrido judicial. En principio, se han señalado las vistas para la posible adopción de medidas cautelares, una decisión de calado pero que no debería influir en el pleito principal al ser piezas separadas. Ante la resolución que adopten los respectivos jueces, las partes podrían apelar ante la Audiencia, a la vez que el juicio sobre el fondo del asunto, todavía sin fecha fijada, seguiría su trámite procesal. Respecto del pleito principal los asuntos en litigio finalizarían su recorrido con sendas sentencias del Tribunal Supremo dentro de unos cuatro años.

Durante este periodo se pueden producir movimientos. En un año, Iberdrola deberá acomodar sus estatutos para eliminar la limitación de voto al 10% del capital.